En directo
    Ciencia
    URL corto
    1351
    Síguenos en

    Un equipo de investigadores descubrió nuevas pistas que indican cómo pudo haber desaparecido Zelandia, el misterioso continente que reposa bajo las aguas del Pacífico. Los resultados de estos estudios han cambiado lo poco que se sabía sobre él.

    El legendario séptimo continente, Zelandia, tiene el 94% de su corteza hundida y sigue siendo un misterio para la comunidad científica. Sin embargo, un equipo internacional de geofísicos, encabezado por el neozelandés Rupert Sutherland, analizó miles de microfósiles del fondo marino de la zona y arrojó nuevos datos sobre la formación del continente. 

    ​Al examinar las pruebas obtenidas en seis perforaciones del fondo marino, los investigadores de 13 países concluyeron que el séptimo continente se separó de Australia y la Antártida hace más de 80 millones de años. Luego, hace entre 50 y 35 millones de años, fue moldeado durante una subducción de placas y un terremoto masivo que dio lugar a la formación del denominado anillo de fuego del Pacífico, una enorme zona en la que se concentra la mayor actividad volcánica y sísmica del mundo. Dicho cinturón de fuego se extiende a lo largo de las costas occidentales del continente americano, Japón y el Pacífico occidental, y llega a Nueva Zelanda.

    "Una de las cosas sorprendentes de nuestras observaciones es que revela que los primeros signos del anillo de fuego fueron casi simultáneos en todo el Pacífico occidental", subrayó Sutherland.

    Mientras que algunas regiones del continente se elevaron por encima del nivel del mar a una altura de hasta 3 kilómetros, otros se hundieron en las profundas aguas del océano Pacífico, según afirmaron los autores del artículo.

    "Los resultados de estos estudios han cambiado lo poco que se sabía sobre este continente oculto. Nos han permitido conocer cómo evolucionó como un continente independiente", explicó la paleontóloga española Laia Alegret, del Instituto Universario de Ciencias Ambientales de Aragón.

    Zelandia, situada al este de Australia, es de hecho un gigantesco continente subacuático, cuyas montañas más altas son Nueva Zelanda y Nueva Caledonia.

    "¿Cuáles fueron las consecuencias de estos cambios geográficos para las plantas, los animales o el clima? ¿Podemos trazar modelos de ordenador para describir los procesos geológicos que ocurrieron en las profundidades? Todavía estamos trabajando en ello", concluyeron los autores del estudio.
    Etiquetas:
    continente, Zelandia, geografía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook