En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    Un grupo de investigadores hizo un particular experimento de laboratorio para saber cómo las gigantes ballenas jorobadas logran acercarse a los cardúmenes de anchoas a pesar de su gran tamaño.

    Alimentarse no es algo sencillo en la naturaleza, donde los animales deben desarrollar esforzadas estrategias para cazar a sus presas. Esto se hace más crudo aún en el fondo del mar, medio en el que pequeños peces pasan su vida intentando escapar de las fauces de los colosos del océano.

    Un grupo de investigadores se propuso, en ese marco, investigar qué tácticas utilizan las ballenas jorobadas para lograr cazar a especies pequeñas como las anchoas o krill, que pueden moverse a velocidades mucho mayores que la ballena.

    De hecho, los cardúmenes de pequeños peces suelen lograr engañar a sus depredadores de tamaño mediano como los lobos marinos. Sin embargo, no tienen la misma efectividad con los animales de mayor tamaño como las ballenas.

    Los científicos vieron que las ballenas jorobadas, por ejemplo, pueden comerse cerca de dos tercios de un cardumen de un solo bocado, según recogió la revista Science. Toda una proeza para una especie que, por su tamaño, no podría acercarse a su presa sin ser vista.

    ¿Pero cómo lo hace?

    Según el estudio publicado en la revista científica 'Proceedings of the National Academy of Sciences', los científicos simularon en un laboratorio cómo reaccionaba una anchoa al acercamiento de una 'ballena virtual'. 

    Para recrear la ballena, simplemente utilizaron un punto negro que, al agrandarse repentinamente, simulaba el acercamiento de un depredador de gran tamaño. En ese experimento vieron que el pez no percibe a los depredadores de gran tamaño hasta que se aproximan demasiado.

    El experimento fue complementado con observaciones de cardúmenes de la Bahía de Monterrey y en la costa sur de California, donde vieron que las anchoas recién comenzaban a intentar escapar cuando las ballenas jorobadas abrían sus fauces. Los cetáceos también utilizan sus aletas para envolver a los ejemplares que quedan fuera del bocado.

    Etiquetas:
    ciencia, naturaleza, ballenas jorobadas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik