En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    La aparición de nuevas tecnologías hace que los profesionales de los sectores de producción —los mecánicos, los operarios, los montadores, los albañiles y los cocineros— necesiten una formación inicial de calidad y recibir sin dilación una capacitación complementaria.

    Tras analizar los enfoques sobre el diseño y la implementación de programas educativos en el Reino Unido, en Alemania, en los países asiáticos y en Estados Unidos, un equipo de investigadores rusos ha descrito las condiciones necesarias para crear programas de formación exitosos para los profesionales de los sectores de producción que ayuden a cerrar la brecha entre el mundo laboral y el educativo.

    Un enfoque universal

    En el siglo XV eran el herrero y el yunque, y en el siglo XXI son el tecnólogo en diseño y el programa informático. Con el paso del tiempo los oficios han cambiado, pero indistintamente del momento los requisitos exigidos a los empleados, las condiciones, el proceso y el volumen de la producción han variado siempre de un país a otro.

    Sin embargo, la globalización de la economía (la interdependencia de los países) requiere ahora unos estándares únicos y un perfil universal de las profesiones. El enfoque por competencias que empezó a desarrollarse a finales del siglo XX ha estandarizado en parte los requisitos para los empleados y la comprensión de las cualificaciones, pero aún persisten algunas diferencias.

    Mientras en el Reino Unido el perfil hace énfasis en el resultado de la actividad (saber fabricar correctamente una pieza), en Estados Unidos, por ejemplo, se presta gran atención a las cualidades personales (resistencia al estrés y habilidades para trabajar en equipo, por ejemplo).

    El equipo de investigadores del Instituto Federal para el Desarrollo de la Educación de la Academia Rusa de Economía Nacional y Administración Pública (Ranepa) ha analizado el enfoque por competencias en EEUU, Asia, Australia y Europa y descrito criterios generales para crear programas eficaces de formación y enseñanza profesional. Para formar buenos especialistas, se deben usar activamente los principios de la estandarización de las competencias y el diseño de programas educativos en línea con la experiencia global internacional.

    Los expertos destacan la flexibilidad como una de las condiciones claves. Cada programa debe construirse a partir de un conjunto de módulos que incluyan habilidades, conocimientos y experiencia relevantes. Este formato no solo es interdisciplinario, sino que brinda la oportunidad de conjugar teoría y práctica. Hace posible alternar los estudios y el trabajo, y permite adquirir la cualificación por partes e ir mejorándola gradualmente.

    Otras tres condiciones importantes son:

    1. la participación empresarial en la toma de decisiones en todas las etapas (desde la aprobación del proyecto de programa hasta su contenido y la evaluación del rendimiento académico),
    2. la financiación combinada,
    3. la orientación práctica.

    Según los expertos de Ranepa, la aprobación por parte del empleador es la garantía del éxito de la formación y de que el estudiante tenga demanda en el mercado laboral en el futuro. Y la orientación práctica guarda relación directa con la financiación combinada, donde parte de los gastos en la formación es asumida por la empresa interesada. El Estado se encarga de la vertiente teórica de la formación en los centros educativos, mientras que las empresas proporcionan una plataforma para ejercitar en la práctica los conocimientos adquiridos.

    Inversión humanitaria en la formación profesional

    Es importante hacer hincapié en el trabajo en equipo y en la elaboración de proyectos que ayuden a desarrollan la capacidad para interactuar dentro de un grupo y la autonomía. Durante la realización de las tareas, los estudiantes analizan sus éxitos, buscan vías para superar los fracasos y autoevalúan de su labor.

    "El enfoque por competencias se basa en los principios de la interdisciplinariedad y la sincronización de la teoría y la práctica. La dependencia que tienen los estudiantes del docente debe ser reducida aunque sea parcialmente, o completada con la autoorganización. El docente debe organizar situaciones de aprendizaje. Un enfoque basado en la evaluación de los resultados del aprendizaje [estándares de competencias] brinda a los docentes más margen para utilizar técnicas y herramientas educativas eficaces que permiten a los estudiantes experimentar y tener una actitud innovadora hacia los conocimientos y habilidades adquiridos y la comprensión de su aplicación", explica Vladímir Blinov, director del Centro de Investigación Científica para la Formación Profesional y los Sistemas de Cualificaciones de Ranepa.

    Un sistema único de formación profesional general también es una de las condiciones claves del éxito de los programas de capacitación profesional, sostienen los expertos. Los investigadores destacan que sería conveniente desarrollar módulos que sean aplicables a varias profesiones: por ejemplo, a todo el mundo le beneficiaría estudiar seguridad laboral. Estos módulos servirían de base profesional general para la capacitación en distintas cualificaciones profesionales.

    Estos requisitos constituyen la base metodológica para la capacitación de trabajadores cualificados en la mayoría de los países desarrollados del mundo y se utilizan en la implementación de proyectos piloto para diseñar programas de formación profesional basados en los principios del enfoque por competencias en varios países de la Comunidad de Estados Independientes. Y sin embargo, todavía no se terminan de crear y poner en marcha en la propia Federación de Rusia. Y esto es motivo de gran preocupación de cara al futuro más inmediato.

    El artículo ha sido redactado a partir de un informe en el marco del proyecto de la Organización Mundial del Trabajo (OIT) "Aplicación de la Estrategia de Formación del G20: asociación de la OIT y la Federación de Rusia (Fase II)".

    Etiquetas:
    calidad, producción, trabajo, personal, trabajadores, altas tecnologías
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook