04:20 GMT +306 Diciembre 2019
En directo
    Hormiga carpintera

    Científicos descubren cómo controlar un ejército de hormigas

    CC BY 2.5 / Richard Bartz / Camponotus sideview 2.jpg
    Ciencia
    URL corto
    283
    Síguenos en

    Aunque el comportamiento de las hormigas carpinteras no está previsto en ningún oráculo y tiene que ver mucho con el ambiente físico y social en el que se desarrollan (al igual que los humanos), los científicos descubrieron que sí hay algunas proteínas que juegan un papel central. Ahora pueden controlar un ejército de hormigas.

    Los investigadores de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania descubrieron que una proteína llamada CoRest (un represor neural que también está presente en los seres humanos), juega un papel central en la determinación del comportamiento social de las hormigas. 

    Las hormigas tienen la capacidad de segregar y repartir tareas entre individuos, a menudo morfológicamente o conductualmente distintos dentro de una colonia. Debido a esta plasticidad fenotípica y conductual extrema, las hormigas han sido modelos para estudiar el comportamiento social complejo en los humanos

    Cada colonia está compuesta por la reina (que lleva a cabo toda la puesta de huevos) y todos sus descendientes. Son miles de individuos con una composición genética casi idéntica, muy parecida a la de los gemelos humanos, se explica en Penn Medicine News.

    Según un estudio publicado en Molecular Cell, las hormigas que se desempeñan como obreros "mayores" y defienden la colonia pueden ser reprogramadas epigenéticamente para buscar comida de manera análoga a los obreros "menores" hasta cinco días después de que se convierten en hormigas adultas, pero no más allá de los 10 días.

    "La forma en que el comportamiento se establece en los seres humanos es profundamente fascinante —sabemos que es bastante plástico, especialmente durante la infancia y la primera adolescencia—, aunque, por supuesto, no podemos estudiarlo ni manipularlo experimentalmente", dijo a Penn Medicine News la autora principal del estudio, Shelley Berger.  

    "Las hormigas, con sus sociedades y comportamientos complejos y su plasticidad similar, proporcionan un maravilloso modelo de laboratorio para entender los mecanismos y caminos subyacentes", agregó.

    Etiquetas:
    comportamiento, humanos, hormigas, ciencia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik