19:46 GMT +319 Noviembre 2019
En directo
    Un ajolote mexicano

    Una salamandra caníbal, ¿la clave para la regeneración humana?

    CC0 / Pixabay
    Ciencia
    URL corto
    0 191
    Síguenos en

    Un equipo de biólogos estadounidenses de la Universidad del Nordeste, en Boston, descubrió la clave que activa la regeneración en los ajolotes, una rara especie de salamandra mexicana. El futuro estudio de este anfibio y de los procesos que tienen lugar en su organismo podría ayudar a tratar a los humanos, según opinan los investigadores.

    Dado que las salamandras suelen reproducirse en hábitats superpoblados en los que escasea la comida, algunos ejemplares frecuentemente acaban comiéndose las extremidades de sus congéneres para poder sobrevivir. Aun así, sus miembros, piel, huesos, tejidos musculares e incluso terminaciones nerviosas se regeneran por completo en cuestión de meses.

    Otras especies de anfibios también son capaces de regenerar varias partes de su cuerpo, pero los ajolotes son la única capaz de hacerlo de manera que la nueva extremidad sea una copia exacta de la anterior.

    James Monaghan, profesor asociado de biología de la Universidad del Nordeste, considera que esa capacidad se debe a una propiedad única de las células de este animal. Se trata de la presencia de una molécula llamada neuregulin 1. Cuando los investigadores la retiraban de las células del ajolote, este perdía su capacidad para regenerarse. Cuando volvían a introducirla, el anfibio recuperaba su increíble habilidad.

    El científico intentó introducir neuregulin 1 en las células madre de cerdos —por ser parecidas a las de los humanos— y examinó su habilidad para regenerar la retina. Estas células fallaron al conectarse al nuevo organismo y murieron. Cuando el investigador hizo lo mismo con los ojos del ajolote, menos células madre perecieron en el intento. Los resultados de su experimento sugieren que podría haber otra molécula o mecanismo activando el efecto de la neuregulin 1.

    Los investigadores estadounidenses consideran que existen muchos aspectos en el genoma de los ajolotes que seguimos ignorando.  Los futuros estudios podrán ayudarlos a avanzar en el tratamiento humano contra las enfermedades degenerativas de la retina.

    Según Monaghan, si se consiguiese descubrir cómo funciona exactamente el proceso de regeneración de estos anfibios "nuestros cuerpos podrían hacer el resto del trabajo".

    Etiquetas:
    anfibio
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik