En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 21
    Síguenos en

    Entre 2000 y 2018, la proporción de medicamentos a los que las bacterias se han vuelto resistentes casi se triplicó en pollos y cerdos, y se duplicó en el ganado. La situación es grave porque algunos de los países donde hay más resistencia son precisamente los que exportan miles de toneladas de carne cada año. 

    Aproximadamente una quinta parte de los pollos y cerdos se crían en lugares del mundo en los que se han encontrado puntos calientes de resistencia de bacterias a los antibióticos.

    "Por primera vez, tenemos pruebas de que la resistencia a los antibióticos [en los animales de granja] está aumentando, y de que está aumentando rápidamente en los países de ingresos bajos y medios", dijo a Science Thomas Van Boeckel, epidemiólogo del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zurich, coautor del estudio publicado en la revista científica estadounidense en septiembre. 

    Los animales de granja de la India y el noreste de China se están volviendo más resistentes a los medicamentos antimicrobianos comunes, pero también los de Kenia, Uruguay y Brasil.

    La producción de carne ha aumentado considerablemente en estas regiones desde 2000, impulsada por prácticas agrícolas más intensivas, incluido el uso de antibióticos en los animales para fomentar el crecimiento y prevenir infecciones, se explica en el estudio. 

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que el abuso y el uso indebido de antibióticos en animales y humanos están contribuyendo al aumento de la amenaza que representa la resistencia a los antimicrobianos. Algunos tipos de bacterias causantes de infecciones humanas graves ya son resistentes a la mayoría o a la totalidad de los tratamientos disponibles, y hay muy pocas alternativas prometedoras en fase de investigación.

    La OMS "recomienda firmemente una reducción general del uso de todas las clases de antibióticos" en los animales destinados a la producción de alimentos. Los expertos aseguran que sólo se debería administrar antibióticos a animales sanos para prevenir una enfermedad si esta ha sido diagnosticada en otros animales de la misma cabaña o población de peces.

    Los resultados del estudio publicado por Science indican que los cuatro tipos de medicamentos antimicrobianos más comúnmente usados en animales de granja para ayudarlos a ganar peso —tetraciclinas, sulfonamidas, quinolonas y penicilinas— son también los que tienen las tasas más altas de resistencia.

    Van Boeckel exhortó a los gobiernos a tomar medidas contra la creciente amenaza y a coordinar sus esfuerzos a escala mundial. El científico considera que los países de altos ingresos, donde se han usado antibióticos desde la década de 1950, deberían subsidiar prácticas agrícolas más seguras en partes del mundo donde la resistencia está aumentando

    "Somos en gran medida responsables de este problema global que hemos creado", dijo a la revista. "Si queremos ayudarnos a nosotros mismos, debemos ayudar a los demás", agregó.

    Etiquetas:
    granja, animales, cria de animales, antibióticos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook