Widgets Magazine
En directo
    Nieves penitentes en el extremo sur de la meseta de Chajnantor, en Chile

    Encuentran vida en uno de los lugares más inhóspitos del planeta

    CC BY 4.0 / ESO
    Ciencia
    URL corto
    1131

    Un equipo de investigadores chilenos y estadounidenses ha hallado bacterias en uno de los lugares más inhóspitos del planeta: el volcán Llullaillaco, en el desierto de Atacama (Chile). Las bacterias viven en estructuras de hielo con forma de agujas inclinadas. El equipo espera que el hallazgo ayude a encontrar vida en otros planetas.

    Razones para pensarlo no les faltan: se trata del segundo volcán más elevado del mundo. Situado en la frontera entre Chile y Argentina, su clima se acerca al de Marte, por lo que se considera uno de los lugares más inhóspitos para la vida.

    El equipo está formado por investigadores de las universidades de Florida, de Colorado (EEUU) y de Antofagasta (Chile). Las bacterias encontradas son de las especies de algas 'Chlamydomonas' y 'Chloromonas', y viven a 5.000 metros sobre el nivel del mar dentro de las estructuras de hielo, llamadas calgasporas o penitentes. Son estructuras que pueden alcanzar los seis metros de altura y que no solo están presentes en las cumbres más extremas de nuestro planeta, sino también en Plutón y, probablemente, también en uno de los satélites de Júpiter, Europa.

    Nieves penitentes bajo el cielo nocturno del desierto de Atacama
    Nieves penitentes bajo el cielo nocturno del desierto de Atacama

    Los científicos lograron identificar las bacterias debido a las manchas rojas del hielo que causan estas formas de vida.

    "Estas algas se hallan normalmente en la criosfera tanto en el hielo como en la nieve, pero nuestro hallazgo demuestra por primera vez que habitan en las altitudes extremas de un sitio hiperárido. (…) Curiosamente, la mayoría de las algas de la nieve que se encuentran aquí están íntimamente relacionadas con las presentes en ambientes alpinos y polares", señala Lara Vimercati, la autora principal del estudio publicado en la revista Earth, Arctic, Antarctic and Alpine Research.

    Las bacterias halladas en las nieves penitentes son visibles por un color rojizo.
    Las bacterias halladas en las nieves penitentes son visibles por un color rojizo.

    Los investigadores están convencidos de que los resultados de su estudio demuestran que la vida se desarrolla allí donde hasta ahora se creía imposible y que, por tanto, también son relevantes para buscar actividad biológica fuera de nuestro planeta.

    A los investigadores también les interesa cómo se adaptan estos organismos a condiciones de vida extrema. "Nuestro estudio demuestra que no importa lo duras que sean las condiciones ambientales y que la vida se abre camino allí donde hay agua líquida", dice Vimercati.

    Etiquetas:
    vida extraterrestre, Atacama
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik