En directo
    Un paisaje del Pleistoceno tardío en el norte de España (ilustración)

    Un científico ruso propone transformar las llanuras del norte en una estepa de mamut, ¿para qué?

    CC BY 2.5 / Mauricio Antón / Public Library of Science
    Ciencia
    URL corto
    Cambio climático (88)
    1151

    La comunidad internacional está luchando contra el cambio climático tratando de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero industriales. Sin embargo, el biólogo ruso Serguéi Zímov, duda que sea efectivo y propone transformar la tundra del norte en una estepa de mamut para salvar el permafrost.

    El fundador del Parque Pleistoceno en Yakutia, Serguéi Zímov, presentó su idea de cómo salvar el Ártico en la conferencia 'Rompecabezas de la criosfera' en Púschino, región de Moscú.

    Según el ecologista, actualmente la atención de la comunidad científica se concentra en esta región, porque allí el calentamiento es mucho más rápido. Esto afectó también al permafrost, capa de suelo permanentemente congelado.

    El problema es que cuanto más calor haga en el Ártico, más fuerte será la capa de nieve y mayor será el aislamiento térmico. Bajo una gruesa capa de nieve, el suelo no se puede congelar y continúa descongelándose.

    Zímov propuso transformar la tundra del norte en una estepa de mamut para reducir a la mitad la capa de nieve y salvar el permafrost.

    Durante el Pleistoceno y Holoceno, el ecosistema de la estepa de mamut cubrió la mayor parte de Europa, Asia y América del Norte: desde España hasta Canadá, y desde las islas árticas hacia el sur hasta China.

    Además: Bienvenidos al periodo Meghalayano, una nueva era en la historia del planeta

    Una gran cantidad de animales, que habitaban la zona, comían casi completamente la vegetación y pisoteaban bien la nieve. La estepa estaba cubierta de cereales y hierba de largas raíces que extraían agua desde una gran profundidad. El suelo estaba mucho más seco de lo que está ahora. Así, la gigantesca estepa existió durante al menos 30.000 años y sobrevivió varios cambios climáticos.

    Hace unos 10.000 años, el clima se calentó, el glaciar se retiró, lo que permitió al ser humano llegar al norte. La gente comenzó a cazar la megafauna de la estepa de mamut y redujo muy rápidamente el número de herbívoros. La hierba sin tocar se secó, el suelo gradualmente se volvió pantanoso. Amplios espacios de estepa han dado paso a una taiga —bosque boreal— intransitable, pantanos y tundra —llanura—.

    Sin embargo, Zímov aseguró que es posible revertir el proceso, si se crían masivamente los ungulados en el Ártico. El ecologista aduce el ejemplo de la isla de Wrángel. Hace cien años, como mucho 300 ciervos podían alimentarse allí. Ahora 8.000 ciervos y más de 1.000 bueyes almizcleros pastan en la isla.

    Si se organizan parques similares en otras partes de la tundra, especialmente donde el suelo está dañado, la degradación del permafrost puede desacelerarse. En invierno, los animales pisotearán la nieve para alcanzar la hierba, y eliminarán así la 'manta' que calienta la tierra. Como resultado, el investigador estimó que la temperatura del permafrost bajaría cuatro grados.

    Gracias a los pastos, se puede lograr un efecto mayor, aseguró el científico. Los pastos en cualquier época del año son más claros que la taiga e incluso la estepa donde no hay pastoreo. Esto significa que la tierra reflejará más luz solar y se calentará menos.

    "Si el experimento se realiza en un área grande, el clima se enfriará aún más debido al albedo", concluyó Serguéi Zímov.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Cambio climático (88)
    Etiquetas:
    parque, estepa de mamut, permafrost, animales, cambio climático, Ártico, Rusia