En directo
    Artefactos de los mayas en la cueva Balamkú

    Arqueólogos registran cientos de objetos mayas en cueva subterránea de Chichén Itzá (fotos)

    © AP Photo / Karla Ortega/Mexico's National Institute of Anthropology and History
    Ciencia
    URL corto
    0 191

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Un equipo de expertos ingresó en una cueva subterránea cercana a la antigua ciudad maya Chichén Itzá donde registró cientos de objetos arqueológicos que habrían sido usados hace más de 1.000 años en rituales debido a una sequía en la zona mexicana de Yucatán (suroeste).

    La cueva "Balamkú ayudará a reescribir la historia de Chichen Itzá, en Yucatán. Los cientos de artefactos arqueológicos, pertenecientes a siete ofrendas documentadas hasta ahora, se encuentran en un extraordinario estado de preservación", comentó Guillermo de Anda, director del proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) de exploración subacuática del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el lunes en una conferencia de prensa.

    Guillermo de Anda, director del proyecto Gran Acuífero Maya, en la cueva Balamkú
    © AP Photo / Karla Ortega/Mexico's National Institute of Anthropology and History
    Guillermo de Anda, director del proyecto Gran Acuífero Maya, en la cueva Balamkú
    Agregó que debido a que "la cueva del dios jaguar" se mantuvo sellada por siglos, "contiene información invaluable relacionada con la formación y caída de la antigua Ciudad de los Brujos del Agua, y acerca de quiénes fueron los fundadores de este icónico sitio".

    La cueva, que se ubica a 2,7 kilómetros al este del Templo de Kukulcán, fue descubierta en 1966 por agricultores de la comunidad San Felipe, pero permaneció intacta por 50 años pues el arqueólogo que fue informado del hallazgo decidió tapiar la entrada.

    De Anda contó que fue uno de los primeros en entrar en la cueva, tras arrastrarse por horas en los estrechos túneles que llevan a ella.

    "No podía hablar, comencé a llorar. He analizado restos óseos en el Cenote Sagrado (de Chichén Itzá), pero nada se compara a lo que sentí al entrar, solo, por primera vez en esa cueva", comentó a periodistas.

    Artefactos de los mayas en la cueva Balamkú
    © AP Photo / Karla Ortega/Mexico's National Institute of Anthropology and History
    Artefactos de los mayas en la cueva Balamkú

    De los restos de cerámicas que se pueden observar en las siete ofrendas, destacan al menos 200 incensarios, que tienen grabada la representación del dios del agua, Tláloc.

    La hipótesis de los arqueólogos es que el norte de la península de Yucatán sufrió una sequía inusual hacia los periodos Clásico Tardío (700-800 d.C.) y Clásico Terminal (800-1000 d.C.), "que obligó a sus pobladores a realizar peticiones de lluvia, yendo a las entrañadas de la tierra, al inframundo, donde residían las deidades de la fertilidad", dijo el INAH.

    Los incensarios y vasijas conservan restos carbonizados de alimentos, semillas y huesos, entre otros elementos, que serán utilizados para datar el hallazgo y determinar los rituales llevados a cabo por los mayas.

    Te puede interesar: La verdadera escala de la civilización maya, al descubierto gracias a la tecnología de punta

    A partir de los 400 metros de la entrada a la cueva, se empiezan a abrir algunas galerías y cámaras, la mayor de 3,8 metros de altura, donde se encuentran las grandes ofrendas, explicó de Anda.

    En un video publicado por la revista National Geographic se puede ver a los arqueólogos arrastrándose por los estrechos túneles hasta llegar a artefactos antiguos, algunos de ellos rotos y otros cubiertos por estalagmitas.

    De Anda explicó que por el momento no se han realizado excavaciones en la cueva.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    mayas, cueva, arqueología, Chichén Itzá, Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), Yucatán, México