00:20 GMT +319 Febrero 2019
En directo
    La figura de cera de la heroína interpretada por Raquel Welch en la película 'One Million Years B.C.'

    Concubinato prehistórico: la cueva de Siberia que hospedó a neandertales y homínidos

    CC BY 2.0 / Prayitno / Thank you for (12 millions +) view / One Million Years B.C. ( 1966 )
    Ciencia
    URL corto
    0 390

    Dos especies diferentes del género Homo: los neandertales (Homo neanderthalensis) y los homínidos de Denísova convivieron en una cueva de Siberia durante muchos miles de años, revelan los científicos.

    Las cuevas de Denísova se ubican en la república rusa de Altái, cerca de la frontera con Kazajistán. En 2018, los arqueólogos alemanes encontraron allí un pedazo de hueso que pertenecía a la hija de un homínido de Denísova y una mujer neandertal. La suposición de que las dos especies podrían haberse entrecruzado apareció hace mucho tiempo, pero no había evidencia científica.

    Ahora sí la hay. En la revista Nature acaban se ser publicados dos estudios que determinaron la edad de las capas de la tierra y que dataron los restos humanos y artefactos encontrados en diferentes partes de las cuevas.

    Estas investigaciones muestran que los neandertales y los homínidos de Denísova no solo tenían sexo entre sí, sino que compartían el mismo hogar.

    Los autores del primer estudio, investigadores australianos y rusos, dirigidos por Richard Roberts de la Universidad de Wollongong, determinaron la edad de los depósitos en las cuevas de Denísova usando datación óptica. Este método permite saber cuándo se expuso por última vez un mineral a la luz.

    Los científicos lograron crear un mapa detallado de los depósitos de la cueva con la edad de cada capa. Encontraron rastros de los homínidos de Denísova en las capas de 287.000 años. En tanto, los neandertales aparecieron en esta cueva hace 193.000 años.

    El segundo grupo de investigadores de Rusia, Australia, el Reino Unido y Alemania, bajo el liderazgo de Thomas Higham de la Universidad de Oxford, determinó la edad de 50 artículos de la cueva —incluidos fragmentos de huesos de animales, residuos de carbón de chimeneas y diversos artefactos— y analizó tres nuevos fragmentos de los restos humanos. Los investigadores utilizaron la espectrometría de masa, un novedoso método que permite encontrar fragmentos de huesos humanos entre huesos de animales.

    Artefactos de las cuevas de Denísova
    © REUTERS / Katerina Douka/Handout
    Artefactos de las cuevas de Denísova
    Este grupo demostró que los homínidos de Denísova habían vivido en las cuevas hace al menos 195.000 años. Los últimos habitaron allí hace unos 55.000 años. Por su parte, los neandertales abandonaron las cuevas antes, hace unos 80.000 años.

    Así, se ha obtenido una imagen completa de la geocronología de los sedimentos del Pleistoceno en las tres salas de la cueva estudiada: la central, del este y del sur, explica el director del Instituto de Arqueología y Etnografía de Rusia, Mijaíl Shunkov, al medio ruso Gazeta.ru.

    Los últimos datos se correlacionan con los resultados de los estudios rusos de esporas y polen, así como de los restos de pequeños mamíferos.

    Los homínidos de Denísova usaban su hogar no solo para la vida y la procreación, sino también para elaborar artículos únicos tales como pulseras de clorita translúcida verde, anillos de mármol, adornos hechos de colmillo de mamut y dientes de animales y agujas de hueso, entre las que se encuentra la aguja más grande conocida en la arqueología mundial del paleolítico.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    neandertal, arqueología, Altái, Siberia, Rusia