Widgets Magazine
En directo
    Reconstrucción gráfica de un megalodón

    La explosión de una estrella lejana habría extinguido al depredador más grande de los océanos

    © Foto: Public domain/Mary Parrish
    Ciencia
    URL corto
    0 210

    Los científicos analizaron las formaciones geológicas del fondo marino y lanzaron la hipótesis de que el megalodón —uno de los depredadores más grandes que jamás hayan existido— pudo haberse extinguido a causa de la enorme dosis de radiación que golpeó toda la Tierra.

    Nuestro planeta ha sobrevivido a numerosas catástrofes planetarias. Una de las más desastrosas sucedió hace 2,6 millones de años, cuando culminó la época geológica del plioceno y se abrió paso el pleistoceno. Entonces la temperatura media del planeta cayó, el continente africano se volvió más árido, en los polos aparecieron los cascos glaciares y los continentes se sumieron en la era de hielo.

    También: Los científicos explican la causa de la mayor extinción ocurrida en la historia de la Tierra

    Los cambios climáticos tuvieron una gran repercusión en la vida del planeta. Forzaron la evolución y migración de nuestros antepasados, pero también llevaron a la desaparición de una serie de especies de la megafauna, incluido el depredador más grande de la época: el megalodón. Este gigantesco tiburón prehistórico podía medir 18 metros de largo, sus afilados dientes eran del tamaño del antebrazo de un hombre adulto y la fuerza de su mordisco alcanzaba unos increíbles 18.000 kg/cm2.

    La seria reducción en la diversidad de las especies marinas habría tenido un serio impacto en la dieta de estos tiburones, que constaba de ballenas, focas y otros grandes animales marinos.

    No obstante, los datos recopilados por una reciente investigación publicada en la revista Astrobiology, vinculan su desaparición con otro evento catastrófico que ocurrió hace 2,6 millones de años. Las muestras de sedimentos tomadas del fondo marino revelaron un enorme estallido de partículas radiactivas que fueron irradiadas al mismo tiempo que tuvieron lugar las desapariciones de los grandes depredadores.

    Reconstrucción gráfica de un megalodón, donde cada raya representa un metro de largo
    Reconstrucción gráfica de un megalodón, donde cada raya representa un metro de largo

    Agonía de una estrella

    Las estrellas son enormes reactores nucleares que fusionan el hidrógeno y el helio en otros elementos que componen la materia que nos rodea. Una vez que consumen la mayor parte de ese combustible, explotan mediante un fenómeno estelar conocido como supernova. Si esto sucede lo suficientemente cerca —hasta 160 años luz de la Tierra- entonces las partículas cósmicas altamente energizadas penetran en la atmósfera terrestre y afectan a la vida del planeta.

    Por ejemplo, la alta concentración de isótopos como el hierro-60 es un marcador característico de estos incidentes en el pasado. Además, la interacción de la radiación estelar con la atmósfera produce partículas subatómicas conocidas como muones. Son 200 veces más pesados ​​que los electrones y pueden penetrar cientos de metros de roca sólida. En las células vivas, una alta concentración de muones provoca el desarrollo del cáncer.

    Una vez que las partículas de la supernova llegaron a nuestro planeta, todas las criaturas de la Tierra fueron expuestas a un verdadero bombardeo de muones 20 veces más intenso de lo habitual. Cuanto más grande era la criatura, más probable era que aumentaran las mutaciones. Qué decir sobre el megalodón, que, siendo la criatura más grande de la época, era un verdadero recolector de estas partículas.

    Por si fuera poco, en paralelo con la irradiación cósmica se produjo otro cambio radical en el planeta: el cambio de polos magnéticos de la Tierra. Conocido como el límite magnetoestratigráfico Gauss-Matuyama, este fenómeno bajó las defensas del planeta, porque generalmente son los campos magnéticos los que desvían los flujos de radiación cósmica. Todo esto combinado dejó expuestos a los habitantes de la Tierra a un bombardeo radiactivo sin precedentes.

    Etiquetas:
    megafauna, animales extintos, megalodón, fauna
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik