21:48 GMT +317 Noviembre 2019
En directo
    Córcega

    La enfermedad tropical que se hizo un hueco en Europa

    © AFP 2019 / Pascal Pochard-Casabianca
    Ciencia
    URL corto
    0 04
    Síguenos en

    Una especie híbrida de dos parásitos transmisores de la esquistosomiasis ha infectado a más de 120 personas en Córcega (Francia) desde 2014. Está siendo un reto para los epidemiólogos porque la enfermedad no se había registrado nunca antes en Europa. La última investigación revela que la nueva especie de parásito es más peligrosa.

    A la nueva especie le resulta más fácil infectar a los caracoles y a los mamíferos que le sirven de huésped temporal que a la especie de la que proviene. Estos mismos híbridos podrían también ampliar el rango de mamíferos que les sirven de huésped, lo que sería un verdadero problema para que los epidemiólogos pudiesen controlarla.

    Y todo porque en algún momento un paciente infectado con el parásito 'schistosoma haematobium' viajó a Córcega y orinó en el río Cavu, según apunta Jerome Boissier, parasitólogo e investigador de la Universidad de Perpiñán Via Domitia (Francia). Los huevos del parásito en la orina del viajero acabaron instalándose en un caracol de agua dulce local.

    El parásito sorprendió a Boissier en 2014, cuando en una sola semana médicos de Francia y de Alemania contactaron con él para avisar de que dos familias habían contraído la enfermedad después de volver de sus vacaciones por la isla mediterránea.

    Esto te puede interesar: Así es la impactante infección sexual 'comecarne' detectada en Reino Unido

    Los epidemiólogos peinaron entonces el río Cavu el mismo año y descubrieron al caracol, esencial para el complejo ciclo de vida de los gusanos planos que transmiten la esquistosomiasis, y al parásito en él, publica Science Magazine.

    El estudio de Boissier advierte que el híbrido del parásito que ha afectado a esas más de 120 personas "podría ampliar el rango de mamíferos que lo pueden hospedar".

    Los humanos y los demás mamíferos que están infectados con la esquistosomiasis desprenden en sus heces y en su orina los huevos del parásito. En contacto con el agua dulce, los huevos —de los que más tarde saldrán larvas— solo necesitan encontrar un lugar que les permita seguir con el ciclo de vida, madurar y reproducirse asexualmente.

    "Si la larvas se encuentran con otro mamífero nadando, excavan en su piel y se asientan en sus vasos sanguíneos para completar su ciclo de vida (…) La especie más común que afecta a los humanos es la 'schistosoma haematobium', y causa esquistosomiasis urogenital", explican en Science Magazine.

    A menudo reside en las venas de las paredes de la vejiga o del tracto reproductivo y daña los órganos o afecta a la fertilidad. La enfermedad, que predomina sobre todo en África, en la India y en América Latina, puede causar fiebre, escalofríos, dolores musculares y sangre en la orina.

    En 2016, un equipo de investigadores del Instituto Wellcome Sanger del Reino Unido secuenció el genoma del híbrido descubierto en 2014 y, según Daniel Colley, de la Universidad de Georgia (EEUU), "la cantidad de información genómica es impresionante".

    De Córcega la enfermedad no ha logrado salir y en 2017 no se detectó ningún nuevo caso, pero los caracoles portadores del parásito siguen presentes en el río Cavu y han logrado asentarse en el Solenzara, según Boissier.

    Además:

    Malaria, la enfermedad que mata más niños en el mundo
    Etiquetas:
    enfermedad, Córcega, Francia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik