En directo
    Selfie

    Selfis: el trastorno de vivir obsesionado con la propia apariencia

    © Sputnik / Alexey Malgavko
    Ciencia
    URL corto
    0 40

    Un estudio del Departamento de Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (EEUU) sugiere que las personas que prestan demasiada atención a su aspecto físico en redes sociales como Snapchat e Instagram podrían sufrir un trastorno dismórfico corporal por preocuparse fuera de lo normal por sus defectos físicos.

    No solo se preocuparían por sus defectos físicos reales, sino también por los imaginarios, ampliados por la imagen que estas personas intentan proyectar en Instagram, Snapchat o Facetune. La culpa, subrayan, la tienen los numerosos filtros que modifican la apariencia. Modificar la nariz, las orejas, los ojos o los pómulos, si bien parece inofensivo, puede llegar a ser nocivo.

    Un smartphone
    © Foto : Pixabay / Unsplash
    Proyectar una imagen que realmente no existe para recibir la aprobación de los demás en algunos casos hace que la persona quiera parecerse más a esa imagen ficticia que a la real.

    El estudio, publicado en el portal JAMA Facial Plastic Surgery, recuerda que la edición de fotografías estaba inicialmente solo al alcance de las celebridades, cuando los rostros de modelos libres de imperfecciones copaban las portadas de las revistas y los anuncios. La llegada al gran público de esos mismos métodos de edición digital está haciendo mella, dice el estudio, sobre la autoestima.

    "El trastorno dismórfico corporal es una preocupación excesiva unida a un defecto percibido en la apariencia que entra dentro del trastorno obsesivo-compulsivo. El trastorno es más que una inseguridad o una falta de confianza. (…) Hacen todo lo posible por ocultar sus imperfecciones, hacen movimientos repetitivos como pellizcarse la piel o arreglarse [continuamente], y pueden visitar dermatólogos o cirujanos plásticos con frecuencia, con la esperanza de cambiar su apariencia", dice el estudio.

    Te puede interesar: ¿Angelina Jolie o la novia cadáver? La joven viral en las redes cuenta todo a Sputnik (fotos)

    Los investigadores añaden que el desorden va más allá de la simple ausencia de autoestima. Aquellos que lo sufren muestran deseos de someterse a operaciones de cirugía facial. Y todo, apuntan, por culpa de los ángulos y de la distancia con los que se hacen los selfis, los cuales distorsionan sus dimensiones faciales.

    "Los pacientes podrían buscar en la cirugía la forma de aparecer mejor en las selfis y redes sociales", advierten.

    Según datos de 2018, el 55% de los cirujanos asegura haber recibido en su consulta a pacientes que deseaban mejorar su imagen en las selfis. Una cifra superior al 42% registrado en 2015. La forma de la nariz parece ser la preocupación número uno y muchos, por tanto, buscan en la rinoplastia la solución, seguida de los trasplantes capilares y la cirugía del párpado.

    La salida es, lejos de someterse a una cirugía, tratar la dolencia del paciente como una cuestión psicológica y no física. "La cirugía no mejorará el trastorno", explican. Se debe intervenir psicológicamente mediante una terapia cognitiva del comportamiento del paciente y la administración de antidepresivos.
    Para atajar este problema será clave que los profesionales de la salud "entiendan las implicaciones de las redes sociales en la apariencia física y en la autoestima para tratar mejor a sus pacientes", concluye el estudio.

    Esto te puede interesar: Ikea presenta el Instagram del siglo XVIII

    Además:

    Instagram sufre caída en varios países
    La sensual modelo que hace arder Instagram apoyando a la selección de Francia (foto, vídeo)
    Barcelona, la tercera ciudad más fotografiada en Instagram
    Etiquetas:
    autoayuda, trastornos, psicología, selfi, Instagram
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik