En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Los enigmas del ADN masculino han salido a la luz gracias a los científicos de la Universidad de Stanford (EEUU). Los investigadores han explicado la ola de extinción masiva de hombres que ocurrió en varias poblaciones del viejo mundo hace aproximadamente 7.000 años.

    El dramático declive en la diversidad genética del fin de la Edad de Piedra se debe a la reestructuración a gran escala de la sociedad y a las 'guerras de clanes', explican los genetistas de la Universidad de Stanford en una investigación publicada en la revista Nature Communications.

    "Los antropólogos y biólogos han discutido durante mucho tiempo sobre el origen de esta catástrofe", escribe Marcus Feldman, de la Universidad de Stanford. "La mayoría de las variaciones de los cromosomas Y desaparecieron como resultado de guerras prolongadas entre clanes, la pertenencia a las cuales se determinaba por la línea paterna", explicó.

    Los científicos recuerdan que, durante los últimos 200.000 años, la humanidad ha experimentado varios episodios de una fuerte disminución en el número, conocidos antropológicamente como "extinciones". En estos momentos, el número total de personas en la Tierra se reducía a unos pocos miles o incluso cientos de personas. Algunos de estos episodios fueron causados por desastres naturales, en particular la erupción del supervolcán Toba hace 70.000 años; otros se explican por brotes de malaria y otras enfermedades que ocurrieron en períodos más tempranos.

    Sin embargo, recientemente los científicos descubrieron, analizando el ADN 'fósil' y moderno, que algo similar sucedió hace unos 7.000 años, cuando casi todos los hombres desaparecieron misteriosamente: por cada varón había tras ese momento 17 mujeres. Este 'cuello de botella neolítico' existió durante aproximadamente medio milenio.

    Te puede interesar: Científicos logran sintetizar la sustancia base de la vida en la Tierra

    Feldman y su equipo crearon un modelo computarizado de cómo los hombres de ese tiempo podrían transmitir sus genes a las nuevas generaciones. Aproximadamente en este momento, los investigadores creen que la humanidad existía en la Tierra de dos maneras: grupos de cazadores-recolectores que migraban constantemente de un lugar a otro, y grupos más avanzados de agricultores y pastores que llevaban un estilo de vida sedentario.

    Los científicos llamaron la atención sobre el hecho de que la estructura social de estos grupos era significativamente diferente: los cazadores no tenían una jerarquía social clara, mientras que los granjeros vivían en grupos con un 'poder vertical' claro.

    Paralelamente, Feldman y sus colegas notaron que el momento del inicio de la 'crisis genética' en diferentes regiones de la Tierra tendía a coincidir con la aparición de las primeras tribus y otras 'entidades políticas' primitivas, lo que llevó a los científicos a creer que la causa del desarrollo eran conflictos entre clanes que procedían de un ancestro común.

    Tema relacionado: Reproducción sin mujeres ni hombres: crean 'embriones autosuficientes'

    Como han demostrado los cálculos, las guerras entre clanes formadas por familiares tuvieron realmente consecuencias similares: el nivel de diversidad genética entre los hombres cayó bruscamente en unas pocas docenas de generaciones.

    Además:

    Extraterrestres en la Tierra: descubren que el ADN del pulpo es de origen alienígena
    Los científicos descubren un nuevo uso del esperma (vídeo)
    Espermatozoides en peligro de extinción: ¿qué está pasando en los países occidentales?
    Etiquetas:
    estudio, hombres, mujeres, ciencia, ADN
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik