En directo
    Ciencia
    URL corto
    0 250
    Síguenos en

    Arqueólogos rusos y suizos han encontrado en el sur de Siberia un montículo que podría ser uno de los más antiguos y ricos entierros de los guerreros escitas, los reales 'Dothraki' de la Eurasia antigua.

    El montículo Tunnug-1 (Arzhan 0) fue descubierto por el grupo de Gino Caspari de la Universidad de Berna en una zona de pantanos ubicada en la región Tuvá, Rusia, después de estudiar imágenes de satélite. Los científicos de la Academia de Ciencias de Rusia confirmaron que se trata de un entierro antiguo, muy antiguo: pertenece a la época de transición de la Edad de Bronce a la Edad de Hierro, aproximadamente entre los siglos IX y VIII a. C.

    La enorme tumba, que está perfectamente conservada en el permafrost —la capa de suelo permanentemente congelado—, es más ancha que un campo de fútbol y es probable que albergue los restos de varios reyes escitas, según la reciente publicación en la revista Archaeological Research in Asia. Se necesitan más excavaciones arqueológicas exhaustivas, las cuales pueden llevar años, para descubrir la verdad.

    Los escitas eran un grupo de nómadas, caracterizados por una cultura basada en el pastoreo nómada y la cría de caballos de monta, que dominaron un vasto tramo de Eurasia desde aproximadamente el siglo IX hasta el primer siglo antes de Cristo.

    No construían asentamientos y no dejaron ningún registro escrito, por lo que los arqueólogos han recogido lo poco que se sabe de ellos de las tumbas de sus líderes, los cuales debieron tener un aspecto caucásico y ser muy barbudos, al menos esto se desprende de las joyas escitas.

    Estos nómadas fueron los primeros en apostar por la caballería en asuntos militares y, de hecho, les gustaba mucho combatir: según el historiador y geógrafo griego Heródoto de Halicarnaso, solían beber vino de los cráneos de sus enemigos.

    Las tumbas encontradas hasta el momento han estado llenas de kilos de oro que ahora se encuentran en museos.

    Una joya escita
    © Sputnik / Dmitri Korobeinikov
    Una joya escita
    Los escitas fueron unos de los pueblos que sirvieron como inspiración a George R.R. Martin para crear a los Dothraki de la serie 'Juego de Tronos'.

    Además:

    3.000 años en guardia: hallan en Rusia los restos de un guerrero preparado para atacar (vídeo)
    Hallan la Excálibur de la Rusia antigua (fotos)
    Hallan en Rusia una estela de mármol del rey persa Darío
    Etiquetas:
    arqueología, historia, Siberia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik