Widgets Magazine
En directo
    Imagen satelital de la Antártida

    Científicos argentinos descubren el reptil marino más antiguo de la Antártida (fotos)

    CC0 / Dave Pape / Antarctica 6400px from Blue Marble
    Ciencia
    URL corto
    4161

    Un equipo de científicos argentinos realizó un importante descubrimiento en un sector remoto de la península Antártica: se trata de los fósiles de un plesiosaurio —un tipo de reptil marino— del Jurásico, el más antiguo del que se tiene registro en el continente blanco.

    Hace millones de años, el planeta contaba con una enorme diversidad de reptiles marinos que se fueron extinguiendo. Hoy en día, las tortugas marinas son el único animal de ese tipo que aún vive. Sin embargo, los registros fósiles dan material para que los paleontólogos conozcan las características de los seres vivos que vivían en aquel entonces.

    Bajo los hielos de un lugar de difícil acceso en la península Antártica, a dos horas de vuelo en helicóptero de la base Marambio de Argentina, un grupo de investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas de ese país (Conicet) encontró los restos de un plesiosaurio, un reptil marino de la era Mesozoica, datados en 150 millones de años.

    Imágenes de la expedición que encontró los restos de un plesiosaurio de alrededor de 150 millones de años en la península Antártica
    © Foto : Instituto Antártico Argentino/José Patricio O'Gorman
    Imágenes de la expedición que encontró los restos de un plesiosaurio de alrededor de 150 millones de años en la península Antártica

    Según explicó a Sputnik el doctor José Patricio O'Gorman, investigador de la Universidad Nacional de La Plata, la principal importancia del descubrimiento es que se extiende en alrededor de 80 millones de años el tiempo en el que se tiene registro de la presencia de plesiosaurios en la Antártida.

    Hasta ahora, se remontaban al Cretácico (entre 66,4 y 145 millones de años atrás), mientras que los descubiertos pertenecen al Jurásico (145 y 201 millones de años atrás). Los paleontólogos encontraron "una pequeña sección del cuerpo", que consiste en "unas cuantas vértebras dorsales y unas costillas".

    "Estamos hablando de un organismo de entre seis y siete metros. No es un plesiosaurio gigantesco pero tiene un tamaño medio", dijo O'Gorman, cuya área de investigación es el ambiente jurásico marino.

    Lea también: Un nuevo mundo — ¿Qué esconden las cálidas cuevas de la Antártida?

    El remoto sitio donde se realizó el descubrimiento fue pisado por última vez hace más de dos décadas. Otro equipo realizó allí una investigación geológica, que reveló la presencia de fósiles. La expedición no recolectó material, pues tenía otros objetivos, pero dio al grupo de O'Gorman, integrado también por la doctora Soledad Gouiric Cavalli, valiosos elementos para desarrollar investigaciones.

    Durante un mes, los cuatro integrantes del equipo armaron campamento y se dedicaron a hacer prospección paleontológica, recolección de materiales y descubrimiento de posibles sitios de búsqueda. El trabajo no podría haberse realizado sin el apoyo del Instituto Antártico Argentino, la entidad científica perteneciente a la Dirección Nacional del Antártico de la Cancillería, dijo O'Gorman.

    "La campaña fue muy productiva. Encontramos una enorme diversidad de peces fósiles jurásicos que en su momento van a mejorar muchísimo el conocimiento que tenemos de la fauna del Jurásico en la Antártida, una cosa muy importante", recordó el científico.

    Imágenes de la expedición que encontró los restos de un plesiosaurio de alrededor de 150 millones de años en la península Antártica
    © Foto : Instituto Antártico Argentino/José Patricio O'Gorman
    Imágenes de la expedición que encontró los restos de un plesiosaurio de alrededor de 150 millones de años en la península Antártica

    En este proceso dieron con el primer fragmento de hueso del plesiosaurio, que probablemente se alimentaba de peces como los que se hallaron a su alrededor. A partir de allí, continuaron excavando por encima del permafrost —el suelo congelado— y casi en la superficie hallaron el resto de los huesos del animal prehistórico.

    "Fue una enorme alegría. Sabíamos que podíamos encontrar reptiles marinos, pero fue realmente algo muy sorpresivo", valoró el paleontólogo.

    La Antártida tiene un valor particular para las investigaciones de este tipo, ya que es "una zona casi inexplorada". Pero también durante el Mesozoico formaba parte del continente Gondwana, que estaba conectado con Australia, África y América del Sur.

    Ese bloque se fragmentó y dio lugar a la configuración actual, pero además la Antártida "ha sido una vía de paso de una serie de organismos". Por ejemplo, se cree que los marsupiales —presentes únicamente en Australia y Sudamérica— transitaron a través del continente blanco.

    Las corrientes marinas alrededor también dan una especial relevancia al estudio de esta zona. En la época en la que vivió el plesiosaurio, la Antártida no estaba cubierta de hielo, sino de bosques. La desconexión del continente blanco provocó un cambio de corrientes y las actuales condiciones térmicas.

    Le puede interesar: Ampliaron más que un canal — revelan en Panamá miles de antigüedades paleontológicas

    Campamento científico argentino en la Antártida, alrededor del que se encontraron los restos del plesiosaurio más antiguo del continente.
    © Foto : Instituto Antártico Argentino/José Patricio O'Gorman
    Campamento científico argentino en la Antártida, alrededor del que se encontraron los restos del plesiosaurio más antiguo del continente.

    La directora de tesis doctoral de O'Gorman, Zulma Gasparini, había propuesto en la década de 1980 la posibilidad de que los plesiosaurios jurásicos hallados en la provincia argentina de Neuquén hubieran llegado allí a través de un pasaje que existía entre África y Antártida.

    "Este material que nosotros recolectamos va en ese camino, sería una evidencia a favor de esa posibilidad", dijo el investigador, quien se mostró confiado que con el apoyo del Instituto Antártico Argentino se podrá seguir avanzando en la materia y conectar "a nivel más fino" los plesiosaurios hallados en otras zonas del mundo como África o la India. No obstante, será un trabajo "a mediano y largo plazo" que llevará más de una generación.

    Además:

    La clave para comprender la vida extraterrestre se esconde en la Antártida
    ¿Amenazas del pasado? Hallan en la Antártida un inquietante virus congelado
    Descubren en la Antártida más volcanes que en cualquier otra región del mundo
    Etiquetas:
    plesiosaurio, fósiles, paleontología, investigación, Instituto Antártico Argentino, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET), Antártida
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik