En directo
    Mujer en rojo imagen referencial

    Perfume de… ¿hombre? Revelan el vínculo entre el olor masculino y el deseo sexual

    CC0 / pixabay
    Ciencia
    URL corto
    0 160

    Un equipo de investigadores de la Universidad de Tokio ha demostrado cómo una feromona de ratones del sexo masculino aumenta las conductas sexuales en las hembras y, al mismo tiempo, acentúa la agresión en los machos de la especie.

    El estudio de los científicos nipones identificó en los ratones neuronas y circuitos neuronales que generan una respuesta conductual específica ante ciertas señales químicas.

    "Es ampliamente conocido que algunas señales químicas, en particular los olores, pueden afectar los comportamientos instintivos de un animal, incluso en el primer contacto", afirmó el doctor Kazushige Touhara, supervisor del estudio, a Daily Mail.

    Los científicos estudiaron los efectos de la feromona masculina ESP1, secretada por la glándula lagrimal, en el comportamiento de los roedores. Los investigadores encontraron que la ESP1 actúa de manera diferente en los cerebros de los machos y de las hembras.

    Según los hallazgos del estudio, al activar las neuronas responsables de responder a la feromona ESP1, en la región del cerebro llamada hipotálamo, se observó una intensificación en el comportamiento sexual en los ratones hembras.

    Las feromonas son moléculas orgánicas complejas, secretadas por la piel y otras partes del cuerpo, que juegan un importante papel en la vida de la mayoría de los animales. Muchos insectos se comunican casi exclusivamente por medio de feromonas, usándolas para señalar la presencia de peligro, prepararse para reproducirse e incluso como una especie de "documento de identidad".

    Todavía no está claro cómo las feromonas pueden afectar al comportamiento de los seres humanos. En los últimos años, los científicos han encontrado un número similar de evidencias, por un lado, de que, las feromonas sí pueden controlar las acciones de los hombres y de las mujeres, mientras otros afirman que esas sustancias no tienen ninguna significación en el comportamiento de nuestra especie.

    De confirmarse la hipótesis, las feromonas 'humanas' podrían aclarar la naturaleza de las disfunciones sexuales y verificar si son estas moléculas las locomotoras del comportamiento social.

    Además:

    Las mujeres leen las señales sexuales mejor que los hombres
    Sadomasoquismo y sexo con vírgenes, la cara oculta de los cuentos de hadas
    "De eso no se habla, pero se piensa mucho": Sexo en la URSS (II)
    "De eso no se habla, pero se piensa mucho": sexo en la URSS (fotos)
    El sexo, una estrategia de salvación
    Etiquetas:
    sexualidad, ratones, sexo, Kazushige Touhara
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik