Widgets Magazine
00:01 GMT +318 Octubre 2019
En directo
    Una calavera (archivo)

    Dieta caníbal: los humanos no somos 'tan' alimenticios

    CC0 / Peter Dargatz
    Ciencia
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    Un estudio sugiere que el bajo valor nutricional de las dietas caníbales indicaría que los hábitos antropofágicos de nuestros antepasados tendrían motivación social y no alimentaria.

    Un estudio llevado a cabo por el experto en arqueología británico James Cole, calculó la cantidad de proteínas, grasas y carbohidratos en las muestras de diferentes tejidos, proporcionadas por cuatro voluntarios. A partir de los resultados, el científico creó una 'tabla de valores nutricionales' para las diferentes partes del cuerpo humano y luego la comparó con los valores nutricionales de los animales, cuyos restos fueron encontrados en las cuevas donde habitaban los caníbales.

    Los cálculos mostraron que los seres humanos poseen muchas menos calorías que sus potenciales 'competidores' al puesto de plato principal de la alimentación neandertal. En promedio, un hombre adulto tiene cerca de 32.000 calorías, un valor nutricional equivalente al de animales de tamaño medio, como nutrias, ciervos y tejones.

    La carne de cerdos y otros tipos de ganado, por su parte, posee de 10 a 20 veces más nutrientes. Si considerados los animales prehistóricos, un caballo salvaje, por ejemplo, tenía unas 200.000 calorías, mientras un toro prehistórico unas 980.000. La carne de mamut contenía 100 veces más calorías que las encontradas en los músculos humanos.

    Incluso si se toma en cuenta la grasa, la médula ósea y las otras partes comestibles del cuerpo, una tribu de unos 25 neandertales podría sobrevivir del cuerpo de una persona durante sólo la mitad de un día, mientras que un toro, un mamut o un rinoceronte lanudo podrían alimentar a la tribu por lo menos 10 días, o hasta un mes entero.

    Los hallazgos de Cole, según el propio científico, hacen que sea extremadamente improbable que los neandertales fueran caníbales exclusivamente por razones alimentarias, ya que la práctica, al parecer, era mucho menos provechosa para el organismo que alimentarse de animales.

    De acuerdo con Cole, es posible que la antropofagia tuviera fines rituales o sociales, como la lucha por un lugar en la pirámide de poder, por ejemplo. O simplemente nuestros antepasados no hacían distinción entre las fuentes de carne, consideró el experto.

    Además:

    La historia de la mujer-caníbal australiana será llevada a la gran pantalla
    Un hallazgo arqueológico revela prácticas antropofágicas en España hace 10.000 años
    Etiquetas:
    nutrición, alimentación, canibalismo, arqueología, James Cole
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik