13:51 GMT +318 Febrero 2018
En directo
    Una tela de araña

    ¿Te imaginas aprendiendo geometría con telas de araña?

    © Foto: Pixabay/skeeze
    Ciencia
    URL corto
    0 30

    Entender qué es un triángulo o un rombo a partir de la observación de telas de araña o conocer a conceptos de física durante un paseo por la huerta. Estos son ejemplos del novedoso método para introducir la ciencia a partir de la interacción con el medio ambiente, que ha apasionado a niños y adultos.

    En un taller de capacitación brindado por el biólogo uruguayo Emanuel Machín, el experto se encontró con una inspectora de primaria que jamás se imaginó que podría introducir conceptos de geometría a partir de la observación y del contraste de distintas telas de arañas encontradas en un bosque.

    "Su grupo observó que cerca de los árboles del bosque había ciertos tipos de telas de araña en el piso, pero cuando se alejaba había otro tipo de telas de araña. O sea, había un contraste. Su pregunta fue cómo variaba la forma de las telas de araña a medida que se alejaban del bosque. Hicieron sus análisis y muestreos y vieron que la cantidad de formas era increíble", ejemplificó Machín al programa radial 'Big Bang' de Sputnik.

    De acuerdo con el experto, los participantes del taller empezaron a pensar cómo vincular eso a otras disciplinas y se dieron cuenta de que la geometría podría ser un disparador. "No venís al ciclo y les decís, 'bueno hoy vamos a aprender geometría y eso es un triángulo, esto es un rombo', sino que a partir de una investigación en la que estuvieron observando la forma de las diferentes telas de araña se empieza a explicar geometría", agregó en español rioplatense.

    A su juicio, la investigación en campo en los propios patios de la escuela dinamiza las clases y motiva a los alumnos, lo que resulta en el fomento de una nueva generación de "masa crítica". Además, el biólogo consideró que los estudiantes "empiezan a mirar a su entorno de otra forma", cuestionando los cambios y la capacidad que el ser humano tiene de "llegar a interferir" en ello. Machín también compartió su experiencia con los niños y su asombro al percibir cómo se involucran inmediatamente con las tareas propuestas.

    "Enseguida salen al patio a hacer sus preguntas y encuentran los contrastes. En las escuelas con huertas rápidamente se dan cuenta de que al lado de la sombra las plantas crecen de una forma y del lado del sol, de otra. Empiezan a medir las hojas y se preguntan por qué [hay] ese contraste de sol y sombra y empiezan a salir temas de biología, de física. Yo no dejo de maravillarme cuando personas nuevas se acercan y me doy cuenta que motivan a los niños. La ecología es un disparador para las demás disciplinas, investigar empieza a despertar algunas cabecitas que están un poco dormidas", analizó.

    A partir del proyecto 'Enseñanza de la Ecología en el Patio de la Escuela', el biólogo estadounidense Peter Feinsinger creó en los años 1980 el modelo educativo capaz de despertar el interés de estudiantes por la ciencia, a través de investigaciones en campo en las propias instituciones. Tal método entusiasma a los que lo experimentan por invertir el orden las cosas: se pasa de la práctica a la teoría, y no viceversa, como suele ocurrir.

    "Es una alternativa del método hipotético deductivo que usa la ciencia. Este es un poco más sencillo, es muy amigable con todas las personas. Los niños pueden perfectamente hacer ciencia sin ninguna traba, sin estar dándole vueltas al método tradicional que tantos miedos da. El método hipotético deductivo tiene una cantidad de pasos, hay hipótesis que se aceptan o se rechazan y a veces eso confunde un poco", explicó Machín.

    El docente se dedica a brindar talleres de capacitación para que maestros y profesores puedan replicar el método alternativo entre sus alumnos. Básicamente, dicha metodología se concentra en tres pasos: una pregunta, sobre la cual se trabaja "cómo se hace realmente un pregunta para investigar"; la acción, "que es cuando uno va al campo en busca de datos"; y, finalmente, la reflexión.

    "Después que uno recoge sus datos y los analiza, entonces ahí reflexiona. El ciclo termina con la reflexión y puede volver a empezar. Es lo que uno va haciendo, como una casita de ciencia, un ladrillito tras el otro hasta que termina de hacer una casita sobre ese tema y puede empezar a hacer otra o agregarle un piso a la misma. Más que nada esto es hacer ciencia", concluyó el biólogo.

    Telegram

    Búscanos en Telegram bajo el nombre SputnikMundo y comienza a seguirnos. Ahora nunca te perderás artículos increíbles e interesantes de nuestra página web. ¡Te esperamos!

    Además:

    Los '13' de Leningrado: los héroes que dieron sus vidas por la ciencia
    Putin condecora a los jóvenes líderes de la ciencia rusa
    Gobierno británico apuesta después del Brexit por tecnologías, ciencia y enseñanza
    Presidenta chilena firma proyecto para crear ministerio de Ciencia y Tecnología
    Lo más 'kawaii' del mundo: así funciona la ciencia japonesa (fotos, vídeos)
    "La inversión en ciencia no es un gasto"
    Etiquetas:
    ciencia, ecología, investigación, educación
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik