En directo
    Ciencia
    URL corto
    143
    Síguenos en

    Un equipo de científicos de la Universidad de Pavía, en Italia, llegó a la conclusión de que los chismes y cotilleos contribuyen a la liberación de la hormona oxitocina, según un artículo publicado en la revista Psychoneuroendocrinology.

    De acuerdo con los investigadores, esta hormona actúa como un neuromodulador en el sistema nervioso central que modela el comportamiento social, los patrones sexuales y la conducta parental. Según los especialistas, la oxitocina también se libera en nuestro organismo durante los besos o abrazos.

    En el experimento, llevado a cabo por los científicos italianos, participaron 22 voluntarias. De acuerdo con los datos obtenidos, los cerebros de las participantes producían más oxitocina mientras ellas chismeaban. Al mismo tiempo, las conversaciones sobre el tiempo no tuvieron ningún efecto en el cerebro. 

    Los científicos aseguran que esta hormona, sintetizada por células nerviosas neurosecretoras magnocelulares, ayuda a las personas a sentirse más cercanas unas con otras. 

    Más: Cambia tu dieta y dile adiós al cansancio permanente

    Anteriormente, se informó que la oxitocina también influye en la actividad social de una persona y también alivia la presión sanguínea, además de tener un efecto tranquilizador.

    Además:

    ¿Dieta vegetariana reduce tu cerebro?
    El sitio preferido de los zombies: Un museo de cerebros en Perú
    Increíble: el embarazo cambia la estructura cerebral de las mujeres
    El 'botón del placer' en tu cerebro
    Etiquetas:
    oxitocina, hormonas, cerebro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook