08:26 GMT +325 Noviembre 2017
En directo
    Usain Bolt, campeón olímpico, 2016

    Ingeniería genética, el futuro del deporte profesional

    © Sputnik/ Konstantin Chalabov
    Ciencia
    URL corto
    0 130811

    No hace falta esperar un milagro de la naturaleza para que nazca otro Usain Bolt. La creación genética de los 'Bolts' es cuestión de décadas, afirma un autor en la web Nautilus.

    El atleta de Jamaica Usain Bolt, especialista en pruebas de velocidad, es "una nueva especie biológica", según el columnista estadounidense Stephen Hsu. Desmintió la difundida opinión de que ser alto en la disciplina de los 100 y los 200 metros lisos suponía una desventaja para el velocista. Con su físico rocoso y una estatura de 1,95 metros, traspasaba la línea de meta casi medio segundo antes que los mejores representantes de la generación anterior de especialistas.

    "Sus resultados merecen la atención de los físicos, en tanto que es capaz de desarrollar velocidades inalcanzables para ningún otro corredor", cita el autor una investigación de 2013, publicada en European Journal of Physics.

    ​Los efectos del dopaje palidecen en comparación con este fenómeno natural. Por citar otro ejemplo, el 'doping' mejora los logros en levantamiento de pesas en un 5-10%. Cabe equipararlo con el desarrollo de récords mundiales en dicha modalidad: 163 kg en 1898, 164 kg en 1916, 226 kg en 1953, 272 kg en 1967, 302 kg en 1984 y 331 kg en 2015.

    De manera que el dopaje, tal vez, contribuye a la victoria en una competición, pero no puede contra la tendencia de la mejora de rendimiento que determinan los atletas con una genética excepcional.

    La 'espera pasiva' de la aparición del campeón genético es una pérdida de tiempo, opina el columnista, teniendo en cuenta que la combinación perfecta de genes aparece con la probabilidad de 2-10.000. En cambio, la ingeniería genética podrá modificar tales parámetros, como la fuerza, el tamaño, la sensibilidad, la resistencia, el intelecto e incluso la perseverancia, necesarias para los entrenamientos intensivos de deportistas. 

    De hecho, el autor hace referencia a George Church, especialista en genómica, quien ha enumerado posibles mutaciones, como la variedad de LRP5, que corresponde con los huesos excepcionalmente fuertes, la variedad MSTN, responsable del aumento de la flexibilidad muscular, y la SCN9A, vinculada con la falta de sensibilidad al dolor.

    Al elaborar la tecnología de corrección de genes denominada Crispr, aprobada para pruebas clínicas para iniciarse en 2016, el científico ha comprobado que la intervención humana en la obra divina ya no es una perspectiva lejana.

    La modificación es más fácil poco después de la concepción, cuando el embrión consta de solo un pequeño número de células. Sin embargo, es posible también en el caso de los adultos mediante la introducción de un vector viral.

    A lo mejor, las limitaciones de la ambiciosa propuesta se encuentran en el plano de la moral, la ética y el propio espíritu deportivo.

    "La cría selectiva del maíz para la producción de aceite aumentó la siembra 30 veces tan solo en unas 100 generaciones. Es comparable a la búsqueda de un único representante de una modalidad deportiva. Sin embargo, las tecnologías de corrección directa, tales como Crispr, lanzarán una producción masiva de 'Usains Bolts' que batirán los récords de su predecesor", agregó el investigador.

    En consecuencia, los Juegos Olímpicos del futuro los vislumbra el columnista como competiciones de gigantes genéticos de unos 2,4 metros de altura, pero capaces de realizar golpeos rotatorios con la cabeza, acompañados de sofisticados movimientos de jiu-jitsu. Y todo ello sin ningún tipo de dopaje.

    Además:

    La dieta que te dará envidia: las 12.000 calorías que consume Michael Phelps
    Las ventosas soviéticas se ponen de moda entre la selección olímpica de EEUU
    Etiquetas:
    manipulación de genes, deporte, Usain Bolt, Jamaica
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik