En directo
    Ciencia
    URL corto
    191
    Síguenos en

    Las abejas Cape, originarias de Sudáfrica, han evolucionado de tal manera que se pueden reproducir sin la participación de los machos de la especie. Investigadores de la Universidad de Uppsala (Suecia) han logrado adentrarse en el funcionamiento genético de este método reproductivo.

    Según ha explicado a El Mundo Matthew Webster, investigador de la mencionada casa de estudio, estas son las únicas abejas que pueden reproducirse de esta forma, aunque un comportamiento similar ha sido observado en algunas especies de hormigas y avispas.

    En el caso de las abejas Cape, las hembras obreras fecundan los huevos, de ser necesario, con su propio ADN.

    "Las obreras Cape ponen huevos diploides [es decir, con dos juegos completos de cromosomas, como las células de los adultos] gracias a un tipo de división celular anormal llamada 'thelytoky' [telitoquia]", ha declarado Webster al medio español.

    El trabajo realizado por los investigadores ha permitido encontrar diferencias a nivel genético entre las abejas Cape y otras abejas que habitan en esta región, aunque el proceso reproductivo continúa siendo un misterio no resuelto. Al parecer, este método es usado por las hembras al encontrarse con una especie diferente de abejas, actuando como parásitos de la colonia 'extranjera'. En condiciones normales, las abejas se reproducen de la forma usual.

    Lea también: Insectos como terribles armas de guerra

    Sin embargo, Webster no está seguro de las ventajas de este método. "Sabemos que este tipo de abejas solo se encuentran en una ecorregión particular [Fynbos], al sur de Sudáfrica, así que quizá se trata de un mecanismo de adaptación para vivir allí", ha recalcado el investigador.

    Además:

    Vídeo: se abre en EEUU la gigantesca ‘flor cadáver’
    Para chuparse los dedos: atletas usan insectos para mejorar su rendimiento
    Etiquetas:
    genética, abejas, Universidad de Uppsala, África
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik