02:31 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    Oleg Ostapenko, jefe de la agencia espacial Roscosmos

    Crimea regresa a la órbita

    © Sputnik / Sergei Kuznetsov
    Ciencia
    URL corto
    Programa espacial ruso (492)
    0 0 0

    El director de la agencia espacial rusa Roscosmos, Oleg Ostapenko, viajó a Crimea para evaluar la posibilidad de aprovechar las instalaciones locales en los proyectos de la entidad, escribe hoy Rossiyskaya Gazeta.

    El director de la agencia espacial rusa Roscosmos, Oleg Ostapenko, viajó a Crimea para evaluar la posibilidad de aprovechar las instalaciones locales en los proyectos de la entidad, escribe hoy Rossiyskaya Gazeta.

    La península alberga una estación de comunicación espacial construida en 1960 para llevar a cabo el seguimiento de las sondas interplanetarias soviéticas, recuerda el rotativo.

    Situado cerca de la ciudad de Eupatoria, el Centro de Comunicaciones del Espacio Profundo está dotado de un radiotelescopio RT-70, de 70 metros, así como de tres radares ADU-1000 cada uno de los cuales incorpora ocho espejos de 16 metros cada uno.

    Según los especialistas, el RT-70 es un radiotelescopio único en el mundo hasta la fecha y que permite al centro de Eupatoria transmitir, recibir e identificar las mínimas señales provenientes del espacio.

    La creación del Centro de Eupatoria fue resultado del auge de los estudios espaciales que se vivió en la URSS a finales de la década de los 50. Los proyectos de misiones a otros planetas no solo requerían de correspondientes sondas, sino también un buen sistema de control y seguimiento desde la Tierra.

    Posteriormente, la Unión Soviética lanzó varias sondas hacia la Luna y Marte, creando un polígono “lunar” cerca de la ciudad crimea para ensayos de aparatos interplanetarios.

    Pocos saben que fue precisamente la estación espacial de Eupatoria que envió, el 19 de noviembre de 1962, el primer mensaje radiotelegráfico interplanetario de la historia que constaba de tres palabras: “Mir”, “Lenin” y “SSSR”.

    En 1999 y 2001, el centro volvió a transmitir mensajes a civilizaciones extraterrestres en el marco del proyecto ruso-estadounidense Cosmic Call. Y en 2003, se envió una nueva “misiva” al Universo que incluía cartas de miles de niños y adolescentes de todo el planeta.

    Sin embargo, en los últimos años el singular centro de comunicaciones espaciales se usaba apenas a un 30% de su capacidad, lamenta Rossiyskaya Gazeta.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Programa espacial ruso (492)