08:27 GMT +321 Octubre 2018
En directo
    Ciencia

    Adicción a Internet provoca alteraciones cerebrales como alcoholismo y drogadicción según estudio

    Ciencia
    URL corto
    0 0 0

    La adicción a Internet provoca en el cerebro alteraciones similares a las que se registran en los adictos al alcohol y a la cocaína, consta en un artículo publicado en la revista PLoS One.

    La adicción a Internet provoca en el cerebro alteraciones similares a las que se registran en los adictos al alcohol y a la cocaína, consta en un artículo publicado en la revista PLoS One.

    Un equipo de investigadores dirigido por Hao Lei, de la Academia de Ciencias de China en Wuhan, llegó a esa conclusión tras escanear el cerebro de 17 adultos adictos a Internet y comparar esos resultados con los de 16 personas sanas.

    Al analizar las imágenes por resonancia magnética con tensores de difusión, Lei y sus colegas descubrieron que los integrantes del primer grupo, acostumbrados a pasar varias horas al día en Internet, sufrían daños en las fibras de la sustancia blanca que conecta las regiones cerebrales implicadas en la toma de decisiones, el control cognitivo y el procesamiento emocional.

    Cambios similares, que podrían estar vinculadas con las alteraciones del comportamiento, se producen también en los adictos a las bebidas alcohólicas y la cocaína.

    La integridad de la sustancia blanca podría ser un criterio clave a la hora de desarrollar nuevos tratamientos contra el trastorno de adicción a Internet (IAD, por su sigla en inglés), opinan los investigadores.

    Al mismo tiempo, reconocen que la muestra de pacientes fue pequeña y que los resultados obtenidos no permiten determinar si esas alteraciones cerebrales preceden al desarrollo de la adicción o son consecuencia de aquélla.

    Según algunas estimaciones, entre un 5 y un 10 por ciento de internautas padecen del IAD, o sea, son incapaces de controlar su adicción. En su mayoría, son adictos a juegos electrónicos que les hacen olvidar por largas horas todo lo demás, incluida la comida y la bebida, por no hablar ya del trabajo, los estudios o la familia.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik