En directo
    URL corto
    Por
    16727
    Síguenos en

    Pareciera que la forma de gobernar de los legisladores de Morena y del mismo presidente López Obrador tienen un matiz bastante peculiar, como si ya se hubiera visto esa película que millones de mexicanos padecieron durante décadas con las prácticas del PRI.

    Las viejas prácticas se quedaron tatuadas en esos viejos y mañosos expriistas que ahora son de Morena. El viejo priismo, el que muchos odiaban, buscó refugio en el partido político que más ha crecido gracias a una sola persona: Andrés Manuel López Obrador. 

    Todos están a las órdenes del presidente, nadie lo puede contradecir y menos para tomar una decisión. Se debe hacer cueste lo que cueste, aún cuando sea un capricho del mismísimo Ejecutivo federal. 

    El antiguo presidencialismo de Echeverría y de López Portillo fueron los que marcaron a México por su corrupción, sus caprichos y por sus decisiones que hicieron tener un estancamiento económico fatal para los siguientes gobiernos priistas. 

    Pareciera que el presidente López Obrador aprendió de la vieja guardia, de los viejos presidentes que tomaban decisiones con populismo y demagogia. 

    Pareciera que se legisla sola y únicamente para el presidente, no para el pueblo mexicano. 

    Andrés Manuel López Obrador, presidente de México
    © REUTERS / Press Office Andres Manuel Lopez
    Pareciera que el presidente es la única figura del Gobierno federal, y nadie más. 

    Por eso hago la pregunta que se encuentra en el título: ¿estamos en el PRI de los dinosaurios o en 2019? 

    Me consta que estamos en el año 2019, pero vivimos y nos gobierna un grupo de personas que nos están llevando a esos años de los dinosaurios de la vieja guardia.

    Andrés Manuel López Obrador ha prometido un cambio con la llamada Cuarta Transformación de México, pero en términos reales y a un primer año de su Gobierno, pareciera que no vamos a una cuarta, sino a una primera transformación.

    Los cuentos chinos en decir que "ya se acabo la corrupción; somos diferentes; no mentir, no robar" no se los traga uno y los digiere, sino que lo hacen recordar a los clásicos y cansados speeches de los 70 y los 80. 

    El PRI de los dinosaurios utilizaba el populismo y demagogia como instrumentos para gobernar y mentir al pueblo mexicano. Hoy se ve la misma realidad, nada más que con un distinto color, el de Morena. 

    Vivimos en un 2019, en el cual todavía hay muchos dinosaurios y fantasmas que nos recuerdan al PRI de antaño. 

    Notas finales: ¿La visita de la delegación estadounidense a Palacio Nacional tiene algo que ver con la sorpresiva salida del país de Evo Morales? 

    ¿Evo Morales fue el factor clave para que Donald Trump no catalogara a los carteles mexicanos como grupos terroristas?

    La política no tiene coincidencias, sino solo órdenes y cosas por lo oscurito. 

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK Y LOS TEXTOS ESTÁN AUTOEDITADOS POR LOS PROPIOS BLOGUEROS

    Etiquetas:
    Morena, Partido Revolucionario Institucional (PRI), Andrés Manuel López Obrador, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook