En directo
    Tecnología

    China conquistará la próxima revolución tecnológica

    CC0 / Pixabay
    URL corto
    Ulises Noyola Rodríguez
    Ulises Noyola Rodríguez
    190

    La industrialización de las provincias centrales (Hubei, Henan, Shaanxi y Hunan, entre otras) se ha convertido en un componente clave de la revolución tecnológica impulsada por China.

    El desarrollo de estas provincias incrementará el número de espacios urbanos, con lo cual se reducirá la sobrecapacidad de las empresas. En segundo lugar, el Gobierno consolidará la clase media para apoyar a los sectores emergentes de servicios. Finalmente, las provincias conectarán las principales ciudades chinas por medio de la construcción de líneas de transporte.

    Cabe recordar que el Gobierno chino aplicó un programa de infraestructura para amortiguar los efectos de la crisis financiera por medio de la construcción de carreteras, aeropuertos y viviendas, entre otras obras. En este programa, las empresas estatales junto con las autoridades locales adquirieron una deuda colosal con el fin de generar empleos para los trabajadores que buscan ingresar al mercado laboral cada año. El Gobierno chino ha creado 13 millones de empleos urbanos anualmente durante los últimos cuatro años, pero la deuda pública ha aumentado exponencialmente.

    La sobrecapacidad de las empresas está presente en varios sectores como en el carbón y el acero que están vinculados con la construcción. La producción está reduciéndose gradualmente por medio del cierre de fábricas con el propósito de aminorar los efectos negativos sobre el empleo. En este contexto, los trabajadores despedidos han sido contratados en el sector de servicios, en donde se desempeñan como conductores privados, funcionarios públicos, entre otros puestos.

    Más: Huawei, el nuevo tiburón de la industria que devoró a Apple y tiene los ojos puestos en Samsung

    Además, el Gobierno chino creó un fondo de 100.000 millones de yuanes —15.000 millones de dólares— para asistir económicamente a los trabajadores que han tenido dificultades para encontrar un empleo, además de proporcionar una pensión a los trabajadores que estaban por retirarse en las empresas estatales. 

    El plan de infraestructura apoyó la urbanización de las provincias centrales por medio de la creación de centros urbanos. Cabe destacar que la población de las provincias ha migrado de forma masiva a la costa oriental para aprovechar la bonanza económica apoyada por las exportaciones. Por lo tanto, la redistribución de la población hacia estos lugares ayudará a resolver los problemas de las ciudades costeras generados por la sobrepoblación que involucran la contaminación, el congestionamiento de las calles y la falta de acceso a viviendas a un costo accesible.

    Por el momento, varias ciudades de las provincias centrales permanecen deshabitadas, por lo que la infraestructura construida se encuentra parcialmente utilizada. Por esta razón, muchas viviendas no han sido vendidas; los medios de transporte no son utilizados con frecuencia; y los negocios no pueden prosperar en esas condiciones. El Gobierno chino ha ofrecido incentivos fiscales a las empresas multinacionales para trasladar sus fábricas hacia el centro de China. Por ejemplo, la empresa de electrónicos Foxconn trasladó parte de sus instalaciones a la región central. Ahora, la mitad de los migrantes rurales reside en las provincias centrales y occidentales donde trabajan en la manufactura, los servicios y la construcción, entre otras actividades.

    Te puede interesar: Supercomputadoras: golpe chino a EEUU

    Sin embargo, la remuneración laboral de los trabajadores es inferior en esas regiones en comparación con las ciudades costeras. Por mencionar algunos casos, el salario mínimo mensual en Shanghái representa cerca del doble de la remuneración laboral en provincias como Hubei y Hunan. Estas provincias se convirtieron en el lugar preferido de las empresas multinacionales para realizar sus inversiones frente al aumento de los salarios en las ciudades costeras. Por lo tanto, los migrantes rurales son todavía contratados con pocas prestaciones y derechos laborales. Además, los trabajadores enfrentan jornadas prolongadas en condiciones riesgosas y son frecuentes los accidentes en los lugares de trabajo.

    Por otra parte, los Gobiernos provinciales no han aumentado de forma significativa el salario mínimo porque las empresas multinacionales trasladarían sus instalaciones a los países asiáticos con un menor salario. El traslado de las fábricas disminuiría la inversión extranjera, lo que perjudicaría el empleo, la recaudación fiscal y el crecimiento económico. Para afrontar este problema, la industrialización es un elemento crucial puesto que las nuevas tecnologías ofrecerán empleos bien remunerados y reemplazarán la inversión de las industrias atrasadas.

    En este sentido, el Gobierno ha establecido centros de investigación para apoyar el desarrollo de varias industrias —robótica, telecomunicaciones, medicina, entre otras— en las provincias centrales. Estas nuevas actividades requieren una mano de obra calificada, con lo cual los trabajadores necesitan incrementar su nivel educativo. Las autoridades chinas están enfocándose en mejorar la calidad de la educación en las regiones rurales, aparte de proporcionar asistencia financiera a los grupos de menor ingreso para completar sus estudios. Como resultado, la población rural se integrará a ocupaciones que incrementen su ingreso laboral.

    Por otro lado, los puertos de las ciudades costeras han estado saturados por el volumen de mercancías que rebasa la capacidad de los contenedores. Por ello, las líneas de transporte de la Ruta de la Seda que atraviesan las provincias centrales disminuirán la saturación de los puertos, además de que reducirán el tiempo de transporte entre China y Europa. Entre las rutas de mayor envergadura, podemos destacar el Puente Continental Euroasiático y el Corredor Económico China-Península de Indochina. Estas rutas representan una oportunidad para atraer inversiones y eliminar el rezago económico de las zonas desfavorecidas.

    Te puede interesar: China desplaza a EEUU en computación de alto rendimiento

    En cuanto al Puente Continental Euroasiático, la ruta comenzará en la ciudad china de Chongqing, luego atravesará el territorio ruso para finalmente desembarcar las mercancías en Europa. Las provincias centrales recibirán inversiones con el fin de construir líneas ferroviarias, carreteras, aeropuertos y con ello conectar las ciudades chinas con los países europeos. Por tratarse de grandes obras, el Gobierno acertó en establecer zonas económicas especiales en las provincias, que atraerán inversiones por medio de incentivos fiscales y acceso a mercados, entre otras ventajas. 

    La construcción del corredor reflejó la creciente importancia del comercio de China con los países europeos. Por ejemplo, el Gobierno alemán ha colaborado en la construcción de parques industriales que apoyarán la producción de autopartes, electrónicos, aviones y otras manufacturas.

    El Gobierno chino está aprovechando la experiencia alemana para dar un impulso a las tecnologías prioritarias, que incluyen la inteligencia artificial, las telecomunicaciones y la robótica. Para las provincias centrales, esta colaboración implica un apoyo para su desarrollo tecnológico con el fin de asociarse con las empresas europeas.

    El Corredor Económico China-Península de Indochina partirá de las provincias Gangxi y Yunnan para comerciar con los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. El financiamiento de los proyectos contribuirá a aliviar la pobreza de estas provincias, que se encuentran entre las entidades que tienen un menor ingreso en China. Los proyectos tendrán el apoyo de centros industrializados, entre ellos Hong Kong y Macao, que cuentan con una poderosa plataforma financiera para asegurar el financiamiento de la infraestructura.  

    También: La humanidad está a un paso de la cuarta revolución industrial: la neurotecnológica

    En conclusión, la industrialización de la economía china marcha de la mano con el progreso de las provincias centrales. El desarrollo de la región terminará por consolidar la clase media; fomentará el establecimiento de negocios y servicios; y permitirá la construcción de la infraestructura para el traslado de mercancías en interior de China. El desafío del Gobierno es generar un desarrollo inclusivo con el fin de disminuir la desigualdad entre el campo y la ciudad y, con ello, asegurar la estabilidad política del Partido Comunista. 


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK Y LOS TEXTOS ESTÁN AUTOEDITADOS POR LOS PROPIOS BLOGUEROS

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    tecnología, China