08:29 GMT +316 Febrero 2019
En directo
    Marcha en apoyo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en Caracas, el 3 de febrero de 2019

    Venezuela: 25 elecciones en 20 años

    © Sputnik / Carlos Errera
    URL corto
    Fernán Medrano
    Fernán Medrano
    290

    Venezuela, como país libre y soberano que es, merece que se le respete su derecho a la autodeterminación. Venezuela merece que se le respete su orden constitucional. Venezuela merece diálogo y paz.

    La República Bolivariana de Venezuela se caracteriza, entre otras cosas, por ser el país con la mayor reserva comprobada de petróleo del mundo. Por otra parte, Venezuela tiene un sistema electoral con tecnología de punta. El expresidente de Estados Unidos Jimmy Carter lo elogió, calificándolo como "el mejor sistema electoral del mundo".

    En cuanto a la cantidad de reserva de petróleo comprobada, Venezuela se ubica por encima de Arabia Saudí. Y con respecto a la historia de las elecciones, al sistema electoral de ambos países, la tierra natal del libertador Simón Bolívar logra ubicarse muy por encima de la monarquía de la península Arábiga.

    También, en Venezuela se han realizado 25 elecciones en un período de 20 años desde que el chavismo gobierna, mientras que en Arabia Saudita consideran que las elecciones no son necesarias.

    ​Traigo a cuento esta pequeña comparación, debido a que hay una feroz hostilidad contra Venezuela, mientras que hacia Arabia Saudí hay una suerte de tolerancia tibia.

    La hostilidad contra el país suramericano está causando víctimas inocentes.

    Las sanciones contra Venezuela ya están afectando los derechos humanos de la mayoría de los venezolanos. La ONU ha declarado que las sanciones contra Venezuela causan hondos estragos en la mayoría de la población inocente.

    Algunos países y personas han solicitado que se vuelvan a realizar las elecciones en Venezuela a fin de elegir al presidente de la República Bolivariana, porque no reconocen la legitimidad de las más recientes elecciones. Pero, ¿y qué sucede si la oposición no gana la Presidencia? ¿Qué pasaría si vuelve a ganar el chavismo? ¿Las volverán a desconocer? ¿O es que las elecciones son legítimas siempre y cuando gane aquel que sea aceptado en el exterior?

    La oposición venezolana ha tenido importantes reveses en el Consejo de Seguridad de la ONU, en la Organización de Estados Americanos (OEA) y en la Unión Europea.

    Es una falta de respeto contra un país soberano, al derecho a la autodeterminación de ese pueblo. Y para tal fin, se utilizan argumentos paradójicos a fin de intervenir en los asuntos internos de Venezuela.

    Blog destacado: La primera trinchera del combate

    Los argumentos que se utilizan para defender una posible intervención militar en Venezuela son los mismos argumentos que sirven para que tal intervención no se lleve a cabo. La guerra conlleva destrucción, muerte y profundización de la crisis. Las bombas no han servido ni sirven para resolver los problemas de la humanidad en ninguna parte del mundo.

    A ratos uno se pregunta si Venezuela es el pretexto para que no se hable de los problemas de países como Brasil, Argentina, Colombia, Ecuador, Chile, etcétera.

    ¿Será que este show y este abuso es además una cortina de humo para que las personas no vean los problemas que tienen sus propios países?

    En Colombia, hay una grave situación relacionada con el asesinato de los líderes sociales, el caso de Odebrecht; en Francia, está el asunto de los Chalecos Amarillos; en Argentina, las políticas neoliberales están golpeando duro al pueblo; en el Brasil, el racismo y la homofobia ganan terreno.

    Venezuela, como país libre y soberano que es, merece que se le respete su derecho a la autodeterminación. Venezuela merece que se le respete su orden constitucional. Venezuela merece diálogo y paz.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK Y LOS TEXTOS ESTÁN AUTOEDITADOS POR LOS PROPIOS BLOGUEROS

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    injerencia, Arabia Saudí, Venezuela, EEUU