12:17 GMT +311 Diciembre 2018
En directo
    Cartel con el logo del Gobierno de México

    Un nuevo sexenio, una nueva era para México

    © REUTERS / Edgard Garrido
    URL corto
    Ricardo Ortiz Esquivel
    Ricardo Ortiz Esquivel
    270

    El rumbo político, la vida política y los mexicanos viviremos un cambio para bien o para mal, pero esta historía ya acaba de empezar.

    El pasado 1 de julio se decidió el rumbo de México para los próximos 6 años, la gente votó por un cambio radical en nuestro país: la bienvenida a la izquierda y a AMLO. Somos afortunados o desafortunados (según nuestras preferencias) de vivir un cambio político tan impresionante en la historia de nuestra nación, pues ver al priísmo y al panismo derrotados con 30 millones de votos para apoyar al tabasqueño nos hace ver que la gente estaba harta del pasado y busca un nuevo auguro con la promesa de la cuarta transformación.

    Andrés Manuel empezó un gobierno de facto desde su victoria, pues hacer una gira de agradecimiento e imponer al Gobierno saliente 'las reglas del juego' nos hacen ver lo tan deteriorado que estaba Peña Nieto y lo poderoso que ha sido Obrador desde que comenzó su periodo como presidente electo. La transición se dio pacíficamente (así lo dijo Obrador en su discurso en San Lázaro y agradeciendo a Peña por no intervenir en las elecciones), en donde ambos Gobiernos cooperaron y no importó el color o la ideología política, sino el futuro de los mexicanos. Nunca sabremos si hubo pactos por debajo del agua entre el presidente saliente y entrante, pero estamos seguros que se tratará de nunca tocar al presidente mexiquense; algo muy parecido a lo que hizo Adolfo Ruiz Cortines con Miguel Alemán Valdés. 

    Tema relacionado: México se despide de Enrique Peña Nieto: los triunfos y derrotas del presidente saliente

    La retórica del Gobierno entrante es acabar con la corrupción (sin querer tocar a los de arriba, empezar de un punto final), ser austero, terminar con los privilegios de la burocracia y los altos mandos; pues estos han sido los causantes del endeudamiento público tan severo desde que llegó el modelo neoliberal con De la Madrid y Salinas de Gortari (citando el discurso de Andrés Manuel en su toma de protesta). Acabar con la corrupción es un punto clave para estabilizar la economía y poder realizar las promesas de campaña. La austeridad va a ser un lema que estará tatuado en el pecho del equipo de la cuarta transformación; algo muy parecido a lo que hizo Ruiz Cortines (en todo el sexenio) y Luis Echeverria (en sus últimos años de gobierno).

    La reforma educativa será desaparecida por completo, retrocediendo a las épocas doradas de los 70 y 80 del siglo pasado. Creo yo, que habíamos avanzado en materia educativa con los cambios realizados de Aurelio Nuño y las evaluaciones a los docentes.

    Además: El papa recibe mensaje de presidente electo de México sobre educación de jóvenes

    Con la abolición de dicha reforma, regresará el poder de las plazas y el sindicalismo con el compadrazgo del Gobierno, todo esto para tener tranquilos a los profesores y a Elba Esther, pues su regreso es más que inminente ya con el sexenio de López Obrador. 

    La reforma energética atrajo la inversión privada nacional y extranjera, haciéndonos creer que iban a bajar los combustibles, pero vimos que al final todo fue diferente a lo que estaba planeado. No es necesariamente malo el proyecto que hizo Peña, pero fue cómo se manejo: sin sentido. 

    Ahora, se revisarán los contratos y se seguirá con los inversionistas que no hayan tenido vinculo de corrupción con el sexenio pasado. 

    El tema neoliberal es algo que es criticado, pero no se podrá cambiar del todo fácilmente en los seis años del Gobierno que viene llegando. Cambiar un modelo económico e ideología de mercado no es tan fácil como parece, se tendrán que cambiar los mecanismos de hacer comercio y que la moneda mexicana se acostumbre al efecto 'obradorista'. Se tiene que respetar la autonomía de Banxico y las decisiones que se tomen internamente, y también no llenar al Banco Central de gente que tiene que ver con el Gobierno de Morena. 

    Tema relacionado: Presidente electo de México crea consejo de magnates como mensaje de paz

    Estoy viendo un cambio en cómo se va a manejar la economía, puede haber un proteccionismo que sea paralelo al de abrirse al mercado internacional, pero con cláusulas y que de verdad representen un beneficio para el mexicano. La SHCP tendrá que buscar los mecanismos indicados para recaudar impuestos sin afectar con más al mexicano (esto prometió AMLO). La gasolina bajará cuando ya se hayan construido las refinerías que pretende construir el nuevo Gobierno, pero, usando la lógica, tardaría todo esto alrededor de seis u ocho años, poniendo en riesgo la promesa y haciendo que si suba la gasolina durante su sexenio. Ya sin un estimulo de Hacienda, ¿bajará por arte de magia?

    Se gobernará para los seguidores, los que no creen en el proyecto, los pobres, ricos y la clase media. Se apoyará a los adultos mayores y discapacitados con pensiones más altas, se apoyará a los jóvenes que son llamados 'ninis' con becas y se abrirán más de 100 universidades públicas para que puedan realizarse profesionalmente en su área debida. El campo se rehabilitará y se darán apoyos directos, no con intermediarios. Algo muy parecido a lo que quiso hacer Echeverría y sonaba muy bonito, pero fue un fracaso. 

    La activación del sector público y privado serán un brazo fuerte para que haya empleos y menos pobreza. Algunos programas sociales que eran implementados anteriormente seguirán su curso, pero habrá otros que serán creados y estimularán a los más necesitados. ¿Se les dará todo en las manos o habrá programas sociales para que trabajen y no solo reciban todo gratis? Todos debemos portar algo al país y a la economía, ¿no?

    Te puede interesar: ¿Cómo cambiará el rumbo diplomático de México con Obrador al mando?

    En temas de seguridad se hará lo posible por crear a la Guardia Nacional y entrar a una 'militarización' en México, pues se dio cuenta el presidente que no hay los mecanismos para regresar al Ejército a sus cuarteles. Nos demostró y nos presumió que él es el jefe supremo de las Fuerzas Armadas de México, tratándonos de decir que él manda y nadie más. 

    Nos promete que si alguien de sus colaboradores, su familia o él mismo comenten actos de corrupción, entonces serán castigados por la ley. Me pregunto yo: ¿hay más de un miembro en su actual Gobierno que podría ser ya juzgado por nuestras leyes? ¿Todos son y serán buenos funcionarios públicos? Viendo los nombres de algunos, dudo mucho que salgan limpios al final del sexenio.

    La política exterior aplicará la Doctrina Estrada y tratará de tener la amistad de todos los pueblos, respetando la soberanía y los procesos internos de los demás. Estados Unidos será fundamental, pero se abrirá a China para contrarrestar el proteccionismo de Trump. 

    México se abrirá al mundo

    El presidente no buscará reelegirse, al contrario, en dos años y medio le preguntará 'al pueblo bueno' si quiere que siga o que pida licencia (así prometio). "El pueblo quita y el pueblo pone". Es algo bastante populista y demagogo, pero estoy completamente seguro que sí terminará su mandato como lo marca la Constitución.

    Nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador, es una persona que tiene la confianza del pueblo al 100%, es carismático y tiene el apoyo que necesita para gobernar. No le puede fallar a los mexicanos, pues esto daría un golpe fuerte a Morena y a la izquierda en México. La gente lo sigue y cree en él, es una persona que sabe mover masas y le hace creer a sus seguidores que no los defraudará. Es humilde y escucha a los demás. Es un hombre que quiere gobernar y tener el poder político del país. Es terco y autoritario, pero sabe bien que no puede salirse de la raya. 

    Cambiará la Constitución como le plazca para poder realizar los ideales de su proyecto de nación. Afectará intereses de los ricos y tal vez se fuguen capitales, pero tendrá al pueblo como defensa para seguir adelante (hay limites, pero estoy seguro que el apoyo será incondicional).

    Además: Un México sin privilegios: las claves del Plan de Austeridad Republicana de AMLO

    Andrés Manuel no tiene pinta de Juárez o Cárdenas; puede tener un poco de Madero, pero al que se parece en su forma de ser y por lo que quiere realizar, es sin duda alguna, la reencarnación de Luis Echeverría

    ¡Presidente, presidente, presidente!…


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    corrupción, energética, educación, reforma, política, Andrés Manuel López Obrador, México