06:05 GMT +321 Septiembre 2017
En directo
    Un Nintendo Game Boy

    Viaje en el tiempo: de las Commodore 64 a la música nacida del Game Boy

    CC0 / Pixabay
    URL corto
    Roni Bandini
    Roni Bandini
    0 73231

    Consolas de juegos Game Boy son utilizadas para crear música electrónica a casi 30 años de su fabricación.

    'Tonight, let us shake this cave. Tonight, let us tremble these halls of earth, steel, and stone, let us be heard from red core to black sky'. Morpheus, Matrix Reloaded.

    Estoy en la zona VIP de una disco en Buenos Aires cuando larga un set salvaje de ritmos dubstep donde reconozco frecuencias, patrones y arpegios de los videojuegos. Me acerco a la cabina y veo que el DJ está manipulando una consola Game Boy portátil de los años 90. Ya de regreso en mi casa, abro la computadora portátil y me pongo a investigar qué pasa con los Game Boy y la música. Resulta que existe ¿un estilo?, ¿un planteo?, ¿una estética? que consiste en utilizar sonidos que provienen de chips de computadoras o equipos electrónicos en desuso. Hay gente haciendo música con la célebre computadora Commodore 64, con juguetes modificados, con sintetizadores caseros desarrollados sobre Arduino, pero principalmente con juegos de mano de Nintendo Game Boy.
    DJ holandés Monodeer
    © Foto: DJ Monodeer
    DJ holandés Monodeer

    Soy programador y en algún momento de mi biografía tuve una banda de rock. Pude tocar más que decentemente una Fender Stratocaster y estudié violín y trompeta así que no creo que me cueste mucho hacer música con un Game Boy. ¿O sí?

    Los requerimientos

    El primer requerimiento es conseguir un Nintendo Game Boy, mientras más viejo, mejor. El Game Boy es uno de esos objetos misteriosos que cuando no lo buscás aparece y cuando lo buscás, nadie tiene uno en la baulera —sótano—, ni tuvo uno, ni tiene bauleras llegado el caso. Total que tengo que comprar el mío en una web de remates por aproximadamente 40 dólares.

    El segundo requerimiento es el cartucho que va a alojar el software para hacer música. Se llama GBUSB Smart Card y se consigue en tiendas especializadas de EEUU o sino por Amazon en 60 dólares.

    El tercer artículo es una pieza de software llamada LSDJ que se carga en el Smart Card. Se consigue en la web littlesounddj.com a cambio de una donación de al menos 0.01 dólares.

    Total invertido: 100 dólares y un centavo. Parece que este mes voy a poder seguir comiendo Foie gras.

    Los ajustes

    Le pongo pilas al Game Boy y enciendo la pantalla para darme cuenta de dos cosas:

    1. Me cepillaron
    2. Soy un nabo
    Un Nintendo Game Boy
    © Foto: Roni Bandini
    Un Nintendo Game Boy

    A diferencia de lo que especificaba la publicación, el Game Boy no tiene solo marcas de uso en su carcaza. Tiene además algún problema en la pantalla dado que no se ven todas las líneas. Investigando por internet me entero de que es un problema estándar en estos equipos de tantos años y que no hace falta reemplazar la pantalla sino abrir la carcasa y pasar un soldador por ciertos contactos. El problema es que la carcasa no tiene tornillos regulares sino unos tornillos con muescas en forma de triángulo. Encuentro un tutorial que explica cómo modificar un destornillador estándar usando un torno Dremel. Me queda bastante parecido, pero no consigue mover los tornillos. Finalmente logro abrir el Game Boy calzando un destornillador más chico en diagonal. Ya con el equipo abierto, desarmo, identifico los contactos y le paso el soldador. Cierro y la pantalla muestra la totalidad de sus líneas.   

    Lea más: 10 pasos decisivos en el camino hacia la robótica moderna

    Instalo los drivers y el software que viene con la tarjeta GBUSB en mi portátil y transfiero el software LSDJ a la tarjeta. Ya tengo el hardware, el software y todo listo para hacer música.

    Hay un solo problema. El software LSDJ parece más bien la pantalla de Matrix —esa con los caracteres verdes que van cayendo— y yo sé que alguien, varias personas, quizás muchas personas consiguen ver y hacer música en columnas con números hexadecimales, pero yo, lo que se dice yo, estoy bastante perdido.

    LSDJ (o el tracker satánico)

    La pantalla inicial de un Game Boy con LSDJ muestra cuatro columnas de dos dígitos hexadecimales, más otros indicadores como número de fila, fila que está siendo ejecutada, notas sonando en cada canal y un mapa de navegación para entender qué pantalla se está mirando.

    En términos muy básicos es necesario cargar frases que contengan cadenas que, a su vez, contengan instrumentos a través de los cuales se toquen notas. La operación del dispositivo utiliza los mismos controles que se usaban en los años 90 para jugar Legend of Zelda. Es decir: cuatro flechas de dirección, botones A y B y botones Select y Start. Dado que la cantidad de botones es bastante inferior a la cantidad de funciones requeridas, se utilizan muchas combinaciones de teclas. A modo de ejemplo, para borrar una nota se usa A y B presionados al mismo tiempo. Para desplazarse por las pantallas se usa Select + las flechas de dirección.

    Dejando de lado la formación musical, la sensibilidad artística o el ritmo que el músico pudiera tener, solo navegar por las pantallas, definir instrumentos y cargar notas con esta aplicación lleva varios días intensos al lado de un manual PDF y tutoriales en YouTube.

    Mi primer track Chiptune

    Metallica: los señores del heavy metal
    © AFP 2017/ Petras Malukas
    John Henry Newman, quizás pensando en esto del Game Boy y la música, dijo que los cálculos nunca hicieron un héroe. Yo avanzo lento, muy lento, pero heroico y mi torpeza se ve reflejada en la calidad de lo que estoy produciendo. Cada logro —un efecto de arpegio, un kill de notas, el porcentaje correcto de Groove— me llena de satisfacción hasta entender que su impacto en la canción es mínimo y mi avance global minúsculo.

    Igual llego a terminar mi canción y genero un MP3 curioso, algo oscuro y ecléctico, pero definitivamente un Chiptune.

    Chiptune Pro  

    Pero mi canción inicial y a propósito de la nota obviamente no es representativa. Para escuchar Chiptune, el lugar es SoundCloud.com y ahí es posible encontrar a los Pat Moritas, cumbia 8 bits argentina, a Eion and Kendra, al holandés Monodeer y tantos otros.

    Nahuel Berneri de los Pat Moritas y responsable del sello Bliblop comenta que de chico no pudo tener un Game Boy y que eso influyó en el valor que le da a este equipo y a otros de los años 80 como las Commodore 64. "Cuando una consola o computadora es obsoleta y las empresas dejan de producir software para ellas, es ahí cuando el Chiptune entra en batalla y gana nuevos dispositivos de precios mínimos para poder seguir produciendo música". Con base en las fiestas Chiptunes que realiza por el interior del país, Nahuel dice que esta música no tiene un género o edad determinada  "La gente que se acerca es gente que busca un sonido diferente o que le gusta experimentar nuevos ritmos y bailar. Nuestros eventos tienen mucho de baile". 

    Además: Sputnik celebra los 50 años del rock argentino con exponentes de la música en el país

    Mark, DJ holandés, alias Monodeer, creció en los años 80. Sin embargo, nunca estuvo muy interesado en jugar videojuegos de esa época, sino en escuchar los sonidos cuando sus amigos jugaban. Empezó haciendo música house, hardcore y breakbeat con una PC y de a poco fue minimizando el sonido, reduciendo waveforms y baterías. Encontró creatividad en las limitaciones autoimpuestas y tras ver un recital de Dj Scotch Egg decidió probar con los Game Boys. "No veo al Chiptune como un género, es más un instrumento y un método para ser creativo bajo ciertas limitaciones". Su set está constituido por dos Game Boys, una máquina de ritmos y sincronización vía Arduino. En cuanto a sus seguidores, Mark dice que "la gente asume que Chiptune es para nerds; no obstante, veo ambos géneros, todas las edades y subculturas en mis shows".

    Del otro lado del mostrador, Roger es desarrollador Java y previsible fan de Star Wars (La guerra de las galaxias). Por su trabajo asiste a conferencias tecnológicas en San Francisco y ahí escuchó por primera vez música con Game Boys. "En la fiesta de cierre de mi primera conferencia una DJ subió al escenario y empezó a tocar disparando sonidos de videojuegos. Primero me encantó la música y después pensé en esto de arreglarse con las dificultades del hardware… y que son programadores como yo en definitiva". Según Roger la gente que disfruta música hecha con Game Boys no es tan variada. "Nerds, geeks, hackers… esta es nuestra música. Mi novia, por ejemplo, no la entiende ni la va a entender".

    SoundCloud de los Pat Moritas, Monodeer, Eion and Kendra, Dj Scotch EggBit ShifterQ330. Acá un fragmento de la película argentina Aire Libre, donde aparece la gente de Bliblop y por último el link a mi canción iniciática y desarrollada para esta nota.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK Y LOS TEXTOS ESTÁN AUTOEDITADOS POR LOS PROPIOS BLOGUEROS

    Además:

    Jazz en radiografías o cómo llevar la música en los huesos
    Cuando todos los objetos se vuelven música
    Música en movimiento
    Sacerdotes georgianos frustran un festival internacional de música
    Música rusa en las nubes
    Etiquetas:
    cultura, compositor, juegos, música
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik