En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    Por
    0 201
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La vieja polémica sobre la altura del monte Everest, el llamado techo del mundo, llega a su fin. Los Gobiernos de China y Nepal se pusieron de acuerdo y fijaron en 8.848,86 metros la cima de la más impresionante montaña del planeta.

    Un anuncio conjunto de ambos gobiernos, luego de que, de manera conjunta, colaboraran en la medición, cambió los números y obligará a cambiar también libros de texto en escuelas y las enciclopedias de medio mundo, porque desde ahora el Everest será un poco más alto, como si no le hubiera alcanzado con esa altitud majestuosa que ya ostentaba.

    El ministro de Exteriores de China, Wang Yi, desde Pekín, y su homólogo nepalí, Pradeep Gyawali, desde Katmandú, lo anunciaron por videoconferencia: "La altura del monte Everest es de 8.848,86 metros". Unas palabras que ponen paz a una vieja disputa sobre la altura real de la montaña, cuya vertiente sur corresponde a Nepal.

    ​Hasta el momento, Nepal insistía en los 8.848 metros que fijó un estudio indio en 1955 como la medida oficial, mientras que China abogaba por los 8.844,43, fruto de estudios propios.

    Primeras mediciones

    La primera medición del Everest se realizó en 1849 por estudiosos británicos, encabezados por sir George Everest, cuando era conocido por los nepalíes como Qomolangma, que en la lengua local tibetana significa algo así como Madre del Universo o Santa Madre.

    Sin embargo, no fue hasta 1965 que la Royal Geographical Society, por recomendación del topógrafo general británico sir Andrew Waugh, decidió ponerle el nombre de Everest, como se le conoce en la actualidad, cuando se ha convertido en un atractivo enorme para aquellos que se arriesgan cada año por sus laderas en busca de la cima.

    Cuando se hizo la primera medición, para la cual se utilizaron cálculos trigonométricos, no sin mucha complejidad, nadie tenía la certeza de que era la más alta de las montañas del mundo, y solo la consideraban una más entre las muchas elevaciones enormes que pululan en el Himalaya.

    La primera medición fijó su altura en 8.840 metros sobre el nivel del mar, una cifra espeluznante, y que perduró en el tiempo hasta que una expedición india, en 1955, estableció otra altitud, esta vez de 8.848 metros, que se mantuvo como medida oficial durante muchos años y que fue reconocida a su vez por Nepal y confirmada por un estudio chino, realizado en 1975.

    La polémica

    Sin embargo, la Oficina de Topografía y Cartografía de China no se quedó conforme y decidió continuar con sus estudios y realizar otras mediciones. Así, en 2005, con el uso de equipamiento GPS y tecnología de radar fijaron el pico más alto del Everest en 8.844,43 metros. 

    Para entonces descontaron los más de tres metros de hielos perpetuos sobre la cima del monte y adujeron que esa capa puede variar en dependencia de la situación climática del momento.
    Para entonces, Nepal, que nunca había mostrado interés en medir la altura de la montaña y que se conformaba con tenerla en su territorio, también se lanzó a las mediciones en 2011, aunque no lo concluyó hasta 2017, pero no coincidía con los números chinos.

    "Usando nuestros propios recursos, hemos completado la medición del Everest y vamos a anunciar muy pronto [el resultado]", dijo la ministra de Administración de Tierras de Nepal, Padma Kumari Aryal, unos meses atrás.

    Sin embargo, el pronunciamiento conjunto sobre la nueva medición se alcanzó durante la visita del presidente chino Xi Jinping a Nepal, el año pasado, incluso como una vía para acallar los rumores científicos de que la montaña podría haberse reducido debido al terremoto ocurrido en 2015.

    El paso dado esta vez termina con la controversia, fija una altura definitiva y le pone fin a los rumores que corrían entre geólogos de medio mundo, quienes pensaron que el terremoto de 7.5 en la escala de Richter, de 2015, pudo haber alterado la altura de la montaña.

    El sismo, eso sí, se cobró la vida de miles de personas en la región, entre ellos 19 de los que en ese momento intentaban escalar el Everest.

    Un reto más

    La nueva altura del Everest, mayor que la anterior, constituye un acicate más para los aventureros que se lanzan cada año a conquistar su cima, a pesar de que cada vez los gastos para las expediciones son más caros, con cifras solo al alcance de personas con mucho dinero o instituciones.

    Sin embargo, no es solo la plata el único problema para aquellos que sueñan con llegar a la cumbre. Los fuertes vientos, que superan los 160 km/h y que pueden llegar hasta 280 km/h, el frío y la escasez de oxígeno, además de las laderas cortadas y los enormes precipicios, también constituyen enormes barreras hasta para los más preparados de los hombres.

    De cualquier manera, al menos por un tiempo, la polémica sobre la altura de la montaña más alta del mundo llega a su fin. Pero nadie dude que en el futuro vuelvan a aparecer posiciones divergentes, ya sea porque el cambio climático derrita el hielo de su cima, o porque algún movimiento telúrico despierte suspicacias en el mundo de la ciencia. 

    Etiquetas:
    Everest, Nepal, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook