16:43 GMT24 Septiembre 2020
En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 07
    Síguenos en

    WASHINGTON (Sputnik) — La pandemia del COVID-19 aceleró la presión sobre Corea del Norte, principalmente al recortar las importaciones de China que ayudaron a alimentar y sostener a la nación aislada, dijo el comandante militar conjunto de EEUU y Corea del Sur, Robert Abrams en una entrevista con el CSIS.

    "Históricamente, las sanciones siempre toman mucho tiempo y la efectividad de las sanciones al principio fue algo variada", dijo Abrams y añadió que "con el COVID-19 eso ha acelerado los efectos de las sanciones en Corea del Norte".

    Abrams señaló que la imposición de sanciones estadounidenses en 2017 provocó una caída del 50% en las importaciones chinas, solo para que las importaciones se recuperaran el año pasado.

    Pero en enero de 2020, Corea del Norte cerró sus fronteras cuando surgió una amenaza de virus en China.

    Pyongyang estableció una zona de amortiguación de hasta dos kilómetros a lo largo de su frontera y colocó guardias con órdenes de "disparar a matar" dirigidas a cualquier intruso, dijo Abrams.

    "COVID-19 ha reducido las importaciones de China en un 85%, por lo que hay un efecto acumulativo económicamente de COVID con las sanciones", dijo.

    Abrams señaló que la península permanece en calma debido principalmente al enfoque interno de Corea del Norte en las medidas de mitigación del virus, así como a los esfuerzos para recuperarse de tres tifones recientes.

    Una vez que termine la pandemia, Abrams dijo que anticipa un nuevo impulso de Corea del Norte para reanudar las negociaciones con Corea del Sur, Estados Unidos o alguna combinación de los dos.

    Etiquetas:
    sanciones, pandemia de coronavirus, coronavirus, COVID-19, Corea del Norte, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook