En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    Por
    0 162
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El 25 de junio de 1950 las armas de los dos países que forman la entonces recién dividida península de Corea tronaron al unísono para dar inicio a un conflicto que este 25 de junio cumple 70 años, sin visos de que haya una solución a la vista, al menos a corto plazo.

    El conflicto bélico comenzó solo dos años después de que se proclamaran la República de Corea del Sur y la República Popular Democrática de Corea del Norte. Esos dos Estados se crearon tres años después de que la coalición antinazi derrotara a Japón, que mantenía la península de Corea ocupada desde 1910.

    La guerra de Corea concluyó sin tratado de paz, y hasta el día de hoy las tensiones entre Seúl y Pyongyang amenazan con desembocar en una nueva conflagración. De esta manera, la península lleva 100 años viviendo sin paz.

    Entre las guerras

    Las bases de las actuales tensiones en la península de Corea fueron sentadas en 1945, tras concluir la Segunda Guerra Mundial. Entonces Corea era una colonia de Japón, la última potencia del Eje en rendirse. Tras el bombardeo nuclear estadounidense a las ciudades nipona de Hiroshima y Nagasaki, la URSS se sumó a la Declaración de Potsdam y el 9 de agosto introdujo sus tropas en Manchuria. En un avance relámpago, las tropas soviéticas ocuparon el norte de la península de Corea.

    Por un acuerdo entre los aliados de la coalición antinazi, la península de Corea fue dividida en dos zonas temporales a la espera de la capitulación del Ejército japonés:

    • la soviética, ubicada al norte del paralelo 38ñ
    • la estadounidense, al sur de éste.

    En septiembre de 1945 en el sur del país desembarcaron las tropas estadounidenses.

    En 1947 la ONU debatió, por iniciativa de EEUU, la posibilidad de crear en la península coreana un Estado único, y en resultado tomó la decisión de organizar elecciones con la presencia de una comisión observadora de las Naciones Unidas.

    En mayo de 1948 en Corea del Sur se llevaron a cabo elecciones parlamentarias y el 15 de agosto de 1948 fue proclamada la República de Corea. A modo de respuesta, en el norte se llevó a cabo la elección de la Asamblea Popular Suprema de Corea y el 9 de septiembre de 1948 se proclamó la República Popular Democrática de Corea.

    También en septiembre de 1948, Corea del Sur y EEUU firmaron un acuerdo sobre la creación del Ejército de la República de Corea. En Corea del Norte, gracias al apoyo de la Unión Soviética, fue formado el Ejército Popular de Corea. 

    Tras la proclamación de dos Estados en la península, tanto la URSS (en 1948) como EEUU (en 1949) retiraron la mayor parte de sus fuerzas, mientras que la influencia de las dos potencias continuó siendo fuerte. Además, en ambos lados de la península permanecían asesores militares:

    • de la URSS en el norte;
    • EEUU en el sur.

    Como resultado, la península de Corea quedó dividida en dos sistemas políticos y sociales opuestos, y tanto el régimen septentrional como el meridional tenían como objetivo unir todo el territorio de la península bajo su dominio. La guerra era inevitable.

    La ofensiva del norte

    Antes del inicio de la guerra, a lo largo del paralelo 38 se produjeron en varias ocasiones escaramuzas armadas entre los militares del Norte y el Sur. Esos enfrentamientos tuvieron lugar con mayor frecuencia en 1949 y en la primera mitad de 1950, con la participación de varios centenares de soldados. A veces en esos choques tomaron parte más de mil de militares por cada parte.

    En marzo de 1949, el entonces líder norcoreano Kim Il-sung viajó a la URSS para pedir su apoyo en una invasión a Corea del Sur. Moscú rechazó la solicitud, considerando el Ejército norcoreano poco preparado y temiendo un conflicto con EEUU.

    Sin embargo, la situación estratégica cambió en 1950:

    • las tropas norteamericanas se retiraron de Corea del Sur;
    • la URSS se hizo con sus propias armas nucleares rompiendo el monopolio de EEUU;
    • las fuerzas comunistas lideradas por Mao Zedong ganaron la guerra civil en China.

    En abril de 1950, Kim Il-sung realizó un nuevo viaje a Moscú donde, según afirman algunos historiadores, el líder soviético, Iosif Stalin, dio el visto bueno a una ofensiva de Corea del Norte contra el Sur.

    El 25 de junio de 1950 las tropas norcoreanas atravesaron el paralelo 38. Pyongyang insiste que fue en respuesta a un avance de tres kilómetros de las fuerzas surcoreanas hacia Corea del Norte, afirmación que sigue siendo objeto de debates. Pero incluso si de verdad fue un ataque de respuesta, pocos dudan de que esa respuesta fue desproporcionada.

    Tampoco se debate la superioridad del Ejército del Norte ante las fuerzas del Sur: los norcoreanos gozaban de unos 150 tanques T-34 soviéticos y 170 aviones de combate, mientras que Corea del Sur casi no tenía vehículos blindados y contaba con una decena de aviones de adiestramiento.

    El avance rápido de las tropas norcoreanas hizo caer a Seúl ya el día 28. Hacia mediados de agosto, el Ejército Popular de Corea controlaba ya el 90% del territorio de Corea del Sur, al empujar a las fuerzas surcoreanas y sus aliados hacia la costa en Busán.

    Intervenciones

    Para EEUU, la ofensiva de Corea del Norte fue toda una sorpresa: tan solo una semana antes del inicio de la guerra el entonces secretario de Estado, Dean Acheson, en su informe ante el Congreso calificó de poco probable un conflicto entre las dos Coreas.

    Tras estallar la guerra, el 25 de junio, Estados Unidos convocó una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, que el día 27 adoptó (en ausencia del representante de la URSS) una resolución sobre la necesidad de apoyar a Corea del Sur en la guerra contra el Norte. El mismo día el presidente estadounidense Harry Truman ordenó a las fuerzas aéreas y marítimas de EEUU desplegadas en la región que intervinieran en el conflicto en la península de Corea del lado del Sur.

    En total, para apoyar al Sur se unieron bajo la bandera de la ONU contingentes militares de 16 países. Hacia mediados de septiembre los aliados logran movilizar:

    • 10 divisiones;
    • unos 500 tanques;
    • 1.500 armas de artillería;
    • 1.200 aviones;
    • 230 buques de guerra.

    Con todas esas fuerzas, lideradas por EEUU, la alianza de la ONU pronto empujó atrás a las tropas norcoreanas y el 1 de octubre alcanzó el paralelo 38, donde no se detuvo y pasó a la ofensiva. A mediados de octubre las tropas bajo la bandera de las Naciones Unidas ocuparon Pyongyang. 

    Para apoyar a los norcoreanos, en octubre China decidió enviar a la península de Corea sus tropas del dominado Ejército de Voluntarios. La URSS se sumó al conflicto en noviembre con su aviación, pero a la vez Moscú prohibió a sus pilotos cruzar el paralelo 38. 

    El asalto chino tomó por sorpresa a las fuerzas de la ONU y las hizo retroceder hacia el paralelo 38 a finales de octubre. En enero de 1951 las tropas chinas y norcoreanas recapturaron Seúl. Tras reagruparse, el Ejército de la ONU lanzó una contraofensiva, que permitió expulsar a los chinos y norcoreanos de Seúl a inicios de marzo.2

    En los próximos meses los bandos tuvieron cambios de territorios insignificantes, y en julio de 1951 el frente se estabilizó en el paralelo 38. Las hostilidades continuaban, pero a la vez en julio de 1951 las partes comenzaron largas negociaciones de paz.

    La paz que no ha llegado

    En 1953 se tornó evidente que el precio de la victoria para cualquiera de las partes sería extremadamente alto. Tras la muerte de Stalin en marzo de 1953, la URSS decidió salir de la guerra, mientras que China y Corea del Norte no estaban dispuestas a continuar el conflicto por sí solas.

    Según diversas fuentes, cada una de las dos Coreas perdió un millón de personas, incluidos los civiles. Por parte de EEUU fallecieron 140.000 personas, mientras que los otros aliados de la ONU perdieron a 15.000. De acuerdo con la información oficial de China, en la guerra murieron 390.000 soldados de su Ejército de Voluntarios. La Unión Soviética dice haber perdido a 315 hombres.

    El 27 de julio de 1953 en la aldea de Panmunjom Corea del Norte y Estados Unidos firmaron un armisticio que puso fin a las hostilidades realizadas por esos países y sus aliados. El documento estableció la zona desmilitarizada de Corea, que fija como oficial la frontera en el paralelo 38. 

    Estaba previsto que el acuerdo permitiría a las dos Coreas alcanzar un tratado de paz duradero, algo que todavía no ha sucedido.
    En las décadas posteriores las tensiones entre Pyongyang y Seúl se agudizaron más, aunque también se alcanzaron algunos documentos importantes, como la Declaración Conjunta del Norte y del Sur de 1972, que sentó los principios fundamentales de la reunificación de Corea, la Declaración Conjunta sobre la Desnuclearización de la Península de 1992, y la Declaración de Paz y Prosperidad de 2007 entre otros.

    Un reciente documento importante para las relaciones entre las dos Coreas —la Declaración de Panmunjom para la Paz, la Prosperidad y la Unificación de la Península de Corea— fue firmado por el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en abril 2018. 

    El documento parecía muy prometedor, pero la denominada "crisis de folletos", estallada a finales de mayo pasado, ahora amenaza con acabar con ello y aplazar aún más el momento de paz en la península.

    Etiquetas:
    relaciones bilaterales, conflicto, península de Corea, Guerra de Corea, Corea del Sur, Corea del Norte
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook