En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 22
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La Corte Suprema del estado australiano de Nueva Gales del Sur proscribió las acciones de protesta por los derechos de los aborígenes y en apoyo al movimiento Black Lives Matter, planeadas para el 6 de junio en Sídney, por peligro de una mayor propagación del coronavirus, informó el canal televisivo 9 News.

    "La Corte Suprema de Nueva Gales del Sur prohibió la protesta contra las muertes de aborígenes bajo custodia —que planeaba reunir a miles en el barrio central de negocios de Sídney— porque viola las restricciones por coronavirus", comunicó el medio.

    Poco antes la Policía del estado había acudido ante el Tribunal Supremo para vetar la manifestación con motivo de la muerte en EEUU del afroamericano George Floyd.

    El jefe policial del estado, Mick Fuller, insistió en la proscripción al recordar que las anteriores acciones empezaron con una solicitud para organizar una protesta de 50 personas, pero al final el número de participantes aumentó a 10.000.

    Se esperaba que unas 5.000 salieran a las calles de Sídney el sábado 6 de junio para rendir tributo a Floyd y al australiano David Dungay Jr, quien murió en prisión en 2015, después de ser paralizado por cinco guardias, y cuyas últimas palabras también fueron "no puedo respirar".

    Por su parte, el juez Desmond Fagan declaró que no sería razonable permitir una protesta justo después de que se hizo tanto en aras de frenar la epidemia.

    "No disminuyo la importancia de estos problemas y nadie los negaría en circunstancias normales", dijo al apuntar que se trata de la crisis de salud.

    Cientos de personas protestan este 5 de junio en la capital australiana, Canberra, para apoyar el movimiento Black Lives Matter; para el 6 de junio están previstas acciones públicas en Brisbane, Melbourne, Adelaida y otras ciudades del continente.

    El 25 de mayo el afroamericano George Floyd, de 46 años, falleció después de que un agente de policía blanco le inmovilizara durante su detención presionándole el cuello con la rodilla, pese a que Floyd repetía que no podía respirar.

    El hecho, que fue filmado y rápidamente se volvió viral, desencadenó una ola de protestas contra la brutalidad policial y el racismo, algunas de las cuales desembocaron en disturbios violentos. En varias ciudades, incluido Washington, se decretó el toque de queda.

    Según los datos del periódico USA Today, esas manifestaciones se celebraron en más de 580 ciudades y pueblos en todos los 50 estados.

    Etiquetas:
    racismo, COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus, protestas, Australia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook