En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    1619
    Síguenos en

    El gigante minero Rio Tinto se disculpó con las comunidades indígenas por destruir con explosivos un asentamiento, que fue ocupado por poblaciones aborígenes hace más de 46.000 años, para ampliar una mina.

    El pasado 24 de mayo, la empresa minera empleó explosivos para agrandar una mina de hierro en la región de Pilbara en Australia. Como resultado, terminó demoliendo varios refugios indígenas que eran considerados patrimonio cultural.

    "Lamentamos la angustia que hemos causado", dijo la compañía en un comunicado.

    En el año 2014 fueron hallados restos arqueológicos en el lugar que ahora está destruído. Los objetos más valiosos que poseía eran una herramienta hecha con huesos de canguro que databa de unos 28.000 años, además de una trenza de cabello que habría sido usada como cinturón hace unos 4.000 años. El ADN de la trenza inclusive demostró que existían vínculos genéticos con los ancestros de los indígenas que aún viven en la región.

    Tras la explosión, Rio Tinto que opera en esta región de Australia desde el año 2013 se comprometió a aprender de lo ocurrido y fortalecer la relación con los pueblos indígenas originarios.

    Por su parte, los representantes de las tribus aseguran que esta pérdida es un "golpe devastador" para los pueblos originarios.

    "Nuestro pueblo está profundamente preocupado y triste por la destrucción de estos refugios. Estamos afligidos por la pérdida de la conexión con nuestros antepasados y nuestra tierra", dijo John Ashburton, representante de una de las tribus al medio Mirror.

    Rio Tinto dijo en ese entonces que tenía una larga relación con las comunidades indígenas del lugar y que la demolición se hizo con todas las aprobaciones necesarias.

    Luego del incidente, varios políticos reaccionaron ante la destrucción del patrimonio cultural, entre ellos la senadora de los Verdes Australianos, Sarah Hanson-Young, quien ha calificado la acción de la empresa minera de "vergonzosa" y se ha mostrado "horrorizada y profundamente disgustada" por esta comunidad indígena que según ella "ha sido tratada con evidente desprecio y falta de respeto", no ya solo por parte de la compañía, sino también por parte del Gobierno del estado de Australia Occidental.

    "La destrucción de este sitio sagrado destaca otra de las fallas de las leyes ambientales de Australia. Está claro que necesitamos leyes más fuertes, o continuaremos viendo nuestro medioambiente y sitios sagrados destruidos para las grandes empresas", ha denunciado a través de su cuenta de Facebook.
    Etiquetas:
    Rio Tinto, pueblos indígenas, Patrimonio Cultural de la Humanidad, mina, Australia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook