En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    2514
    Síguenos en

    PEKÍN (Sputnik) — El Gobierno chino exigió a Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Canadá poner fin a la injerencia en los asuntos internos de Hong Kong después de que esos países se pronunciaran sobre la autonomía de ese territorio.

    "Instamos a estos países a respetar la soberanía de China y cesar sus intentos de inmiscuirse en los asuntos de Hong Kong", indicó el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian.

    El funcionario denunció que "estos países interfieren burdamente en los asuntos de Hong Kong y en los asuntos internos de China".

    El Gobierno de Pekín, agregó Zhao, condena esas actitudes y envió sendas notas de protesta a esos cuatro países.

    China también cuestionó las "manipulaciones políticas" de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de la ONU.

    "Estados Unidos al pedir el debate de este tema [la resolución del Parlamento chino sobre la ley de seguridad nacional para Hong Kong] en el Consejo de Seguridad de la ONU, se inmiscuye groseramente en los asuntos internos de China (...) Instamos a Estados Unidos a cesar sus manipulaciones políticas", enfatizó el diplomático.

    Más temprano una fuente comunicó a Sputnik que Estados Unidos y Reino Unido buscaban debatir Hong Kong en el Consejo de Seguridad de la ONU.

    Zhao advirtió que su país estaba dispuesto a tomar medidas apropiadas contra la injerencia estadounidense en Hong Kong, la excolonia británica que volvió a formar parte de China en 1997.

    "Estados Unidos debe poner fin de inmediato a su injerencia en los asuntos de Hong Kong, si persisten en sus intromisiones, China está preparada para tomar contramedidas apropiadas", recalcó el portavoz diplomático sin precisar.

    Cambios de los derechos de visado de los hongkoneses

    Además, Zhao Lijian declaró que China tomará las "medidas correspondientes" si el Reino Unido cambia los derechos de visado de los habitantes de Hong Kong con pasaporte BNO (ciudadano británico en el extranjero).

    El ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, había comentado en respuesta a la resolución sobre el proyecto de ley de seguridad nacional de Hong Kong aprobada por China, que Londres está dispuesto a ampliar los derechos de los hongkoneses con pasaporte BNO.

    A su vez, Zhao destacó que los asuntos de Hong Kong son asuntos internos de China y que es inadmisible cualquier injerencia extranjera.

    "Al insistir en los cambios unilaterales, las autoridades británicas van en contra de su propia postura y además violan los principios básicos del derecho internacional. Protestamos y nos reservamos el derecho a tomar las medidas correspondientes", indicó el diplomático chino.

    Recordó que China y el Reino Unido ya intercambiaron memorandos sobre el tema de los pasaportes británicos de los ciudadanos residentes en el extranjero y Londres se comprometió a no conceder el permiso de residencia a los hongkoneses con el pasaporte BNO.

    Zhao señaló además que todos los connacionales que viven en Hong Kong son ciudadanos chinos independientemente de que tengan el pasaporte BNO o el pasaporte BDTCs (ciudadano de los territorios dependientes británicos).

    Según explicaron los medios británicos, los pasaportes BNO (ciudadano británico en el extranjero) se entregaron a los hongkoneses que habían nacido antes de la entrega de Hong Kong a China en 1997.

    Los tenedores de ese pasaporte tenían el derecho a la asistencia consular, pero no se consideraban ciudadanos británicos ni tenían derecho para permanecer durante más de seis meses en la metrópoli.

    Próximamente, según las declaraciones de la Cancillería británica, ese plazo se extenderá por 12 meses para facilitar los trámites de la futura ciudadanía. 

    Todo se produce después de que la Asamblea Nacional Popular de China avalara el 28 de mayo una resolución que da luz verde a su Comité Permanente para desarrollar e incluir en la Ley Básica de Hong Kong la ley de seguridad nacional, que penaliza los actos de subversión, terrorismo, secesión, la conspiración con influencia extranjera y otros que amenacen la seguridad del territorio.

    La jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, saludó la decisión del Parlamento central chino y señaló que la nueva ley busca impedir que una "minoría extremadamente pequeña de criminales" amenace la seguridad nacional, la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong, así como el principio de 'un país, dos sistemas'.

    Etiquetas:
    conflicto, Hong Kong, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook