En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) instó a los países del golfo de Bengala a rescatar a los rohinyás atrapados en el mar.

    La OIM cree que hasta 500 refugiados rohinyás permanecen en el golfo de Bengala sin poder desembarcar.

    "Se necesita con urgencia una respuesta coordinada a esta situación, incluidas operaciones de búsqueda y rescate y un desembarco seguro, para garantizar que los atrapados en el mar puedan ser llevados a un lugar seguro en tierra", dijo el director general de la OIM, António Vitorino.

    Vitorino instó a los Estados a "cumplir con los compromisos en el marco la Declaración de Bali de 2016", así como con los formulados por la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés) y destinados a proteger a los más vulnerables.

    Salvar vidas debe ser la primera prioridad para la comunidad internacional y "esta responsabilidad recae en los Estados de la región", expresó la OIM en su comunicado.

    "La OIM sigue dispuesta a apoyar a los Estados y asegurar que se puedan realizar chequeos médicos y organizar procedimientos de cuarentena, lo que permitirá a las personas desembarcar de manera segura, ordenada y digna", señala la nota.

    A mediados de abril llegaron informaciones de que más de 30 refugiados rohinyás murieron al pasar dos meses a bordo de una embarcación de contrabandistas mientras intentaban entrar en Malasia, según la organización.

    Docenas de los más de 380 sobrevivientes, "muchos de ellos gravemente deshidratados y desnutridos", recibieron atención médica por parte de la OIM y sus socios al desembarcar cerca del distrito bangladesí de Cox's Bazar.

    Los rohinyás se establecieron en Arakán (antiguo nombre del estado birmano de Rakáin) a finales del siglo XIX y a principios del XX, durante la época colonial cuando los británicos alentaron su traslado desde Bengala Occidental al norte de Birmania donde había escasez de mano de obra agrícola.

    Un hombre con mascarilla
    © REUTERS / Stephanie McGehee
    Birmania, una nación mayoritariamente budista, deniega ciudadanía y derechos civiles a esta comunidad musulmana estimada entre 1,1 y 1,5 millones de personas, alegando que son inmigrantes bengalíes.

    El 11 de noviembre de 2019 Gambia, en nombre de la Organización para la Cooperación Islámica, denunció a Birmania ante la Corte Internacional de Justicia (ICJ) de las Naciones Unidas por un supuesto genocidio tras las ofensivas militares contra la minoría musulmana rohinyá en 2016 y 2017.

    En enero de 2020 la ICJ ordenó al Gobierno birmano adoptar medidas para evitar el genocidio de la minoría musulmana rohinyá.

    Etiquetas:
    migrantes, Organización Internacional para las Migraciones (IOM)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook