En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    Por
    0 81
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Tras largos meses de dolor y cuarentena, Wuhan, la ciudad donde se originó el COVID-19, empieza a despertar tímidamente a la vida, aunque con el temor a una recaída. Lo cuenta para Sputnik Samuel Junco, un cubano habitante de esa urbe china.

    Para Samuel, un joven profesor cubano que vive en Wuhan hace ya cinco años, el retorno de la ciudad a cierta normalidad es comparable con la persona que "recupera el habla tras un shock o recobra la visión, o da sus primeros pasos", aun inseguros y vacilantes.

    Coincidiendo con la llegada de la primavera, la única época del año en que Wuhan luce brillantes colores, las autoridades decretaron la salida progresiva del confinamiento obligatorio.

    La salida del confinamiento obligatorio en Wuhan
    © Foto : Odette Báez
    La salida del confinamiento obligatorio en Wuhan

    El levantamiento de la cuarentena accionó el encendido a un mecanismo que comenzaba a oxidarse y que paulatinamente va recobrando la estabilidad en su dinámica, especialmente en actividades económicas como la venta de productos y la prestación de servicios.

    "Los proveedores de bienes y servicios actúan con más diligencia de lo normal, simplificando el proceso de adquisición del producto o disfrute de la prestación. A todos los niveles comerciales hay un incentivo al consumo que se evidencia a través de ofertas a bajos precios, concesión de créditos o facilidades de pagos, y un marketing noble pero constante que engrana con una comunidad emocionalmente resentida y con una economía que exiguamente comienza a muscularse", apunta Junco.

    Por su parte, los consumidores hacen lo posible por apoyar a los pequeños negocios. "Hay una consciencia entre proveedores y consumidores a favor de una recuperación económica más comunal", asegura.

    • El levantamiento de la cuarentena en Wuhan, China
      El levantamiento de la cuarentena en Wuhan, China
      © Foto : Odette Báez
    • El levantamiento de la cuarentena en Wuhan, China
      El levantamiento de la cuarentena en Wuhan, China
      © Foto : Odette Báez
    • El levantamiento de la cuarentena en Wuhan, China
      El levantamiento de la cuarentena en Wuhan, China
      © Foto : Odette Báez
    1 / 3
    © Foto : Odette Báez
    El levantamiento de la cuarentena en Wuhan, China

    Según Junco, las compañías de envíos y paquetería, de vital importancia en China, están operando casi a plenitud, mientras el flujo de personas y el transporte mercantil van aumentando.

    Todas las vías de transportación masiva están siendo muy controladas, mientras las instalaciones de recreación y deportes retornan a sus actividades discretamente.

    "Se percibe una estricta higienización de la ciudad, más aún en hospitales, otros centros de salud y escolares", dice.

    Algunas escuelas reabren sus puertas a los estudiantes, pero con una prueba test negativo al virus como requisito de admisibilidad. En las universidades "mantienen un régimen de confinamiento más radical, pues no permiten a sus estudiantes [mayormente a los extranjeros] salir fuera del campus", cuenta Samuel, mientras explica que no siempre es fácil por estos días ser un forastero.

    "Las posiciones hacia el extranjero van desde la real preocupación, hasta el temor y el alejamiento", explica.

    El gran hermano ayuda a combatir la epidemia

    El relajamiento de las medidas viene aparejado a un estricto control para evitar la propagación de la epidemia, para lo que se echa mano a las más novedosas tecnologías.

    "Una aplicación de teléfonos móviles registra y rastrea a través del GPS los círculos de exposición al virus de los individuos, y arroja un código que decreta el estatus de salud o sanidad de su portador, el cual debe ser mostrado cada vez que se acceda a otro espacio de interacción social, dígase entrada-salida de comunidades residenciales, mercados y transporte público", explica Samuel.

    Los inmuebles concentran las entradas en una o pocas puertas principales, para controlar eficientemente el acceso de las personas, seguido siempre por la toma de la temperatura, mientras las mascarillas siguen siendo de uso obligatorio.

    Los viajes interprovinciales a través de cualquier tipo de transporte están sujetos a requisitos como presentar una prueba reciente negativa al coronavirus, así como el código de salud con un perfecto historial de sanidad.

    "Los residentes locales van ganando más seguridad, se percibe el orgullo comunitario tras el esfuerzo realizado y el restablecimiento, pero se notan también las secuelas de un reciente trauma social", asegura Junco.

    Pronto para cantar victoria

    A pesar de todas las precauciones, en los últimos días Wuhan confirmó seis casos de COVID-19 locales tras más de un mes sin registrar contagios. Unos 615 portadores asintomáticos se encuentran bajo supervisión médica.

    El Comité de Sanidad de Wuhan ha advertido que "en este momento, la ciudad sigue enfrentando tareas extremadamente importantes en lo referente a la prevención y la lucha contra la propagación de la epidemia, es necesario reforzar la protección contra los casos de importación [del virus] de manera oportuna, y también es importante evitar el retorno a la situación anterior".

    El comunicado del comité destaca la importancia de "prestar especial atención a la normalización de las medidas para prevenir y combatir la epidemia".

    Así, las autoridades de Wuhan realizarán una prueba de COVID-19 a todos los residentes en los próximos 10 días.

    Después de detectar el rebrote de la infección, las autoridades revisaron al alza, de bajo a mediano, el nivel de riesgo epidemiológico en el distrito Dongxihu de Wuhan. En total durante la epidemia, desde finales de 2019, se detectaron en la ciudad 50.339 casos, de ellos 3.869 letales.

    Reseteando el 2020

    Wuhan recorre ahora un camino que nos tocará a los demás más temprano que tarde, mientras aprende a lidiar y convivir con el virus y a sacar conclusiones de lo ocurrido.

    Como todos los habitantes de la ciudad (y a estas alturas a gran parte del planeta) desde que comenzó el año a Samuel le tocó lidiar con meses de confinamiento, con la enfermedad y la muerte a su alrededor. Pero aun así se empeña en buscar lo positivo y aunque pudiera, no borraría este tiempo de la historia.

    "Eliminaría del 2020 las lamentables pérdidas humanas; el cultivo deliberado del odio al otro, el uso malintencionado y doloso de la información con todo su ruido abrumador; las competencias de poderes políticos; económicos y personales", sostiene el profesor cubano.

    "Pero me quedaría con la ralentización que conduce a la contemplación y a la reformulación de uno mismo y de la humanidad —destaca— con los conmovedores episodios de empatía y camaradería; con la ponderación de los médicos y otros muy vitales; con el descanso y respiro concedido a un medio ambiente sofocado; y con una deseable proyección de una economía sostenible."

    Etiquetas:
    enfermedad, virus, China, Wuhan, pandemia de coronavirus, coronavirus de Wuhan, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook