En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    El Foro Económico Mundial en Davos 2020 (32)
    170
    Síguenos en

    China seguirá abriendo su mercado para las inversiones extranjeras y liberalizando las reglas del comercio a pesar de que la posición de EEUU respecto al proteccionismo sigue siendo la misma, destacó el vice primer ministro del Consejo de Estado, Han Zheng.

    La segunda economía más grande del mundo rechaza el proteccionismo y la imposición de sanciones unilaterales a otros países, siendo la partidaria de hacer que los procesos económicos y comerciales regresen a la vía de la globalización.

    El alto funcionario subrayó durante su comparecencia en el Foro Económico Mundial en Davos que los asuntos internacionales no deben depender de la política aplicada por un país en concreto. Si bien Zheng no mencionó en su discurso a EEUU, a todos los participantes y los observadores de este evento les quedó claro que se refería precisamente a Washington.

    "China mantendrá el rumbo de ampliar el acceso de empresas e inversores extranjeros a su mercado y seguirá contrarrestando por todos los medios a la creciente expansión de proteccionismo y unilateralismo que ha sido utilizado últimamente por varios países", aseguró.

    Este discurso de Zheng confirma que a pesar de haber firmado la primera fase del acuerdo comercial, China y EEUU siguen ateniéndose a rumbos absolutamente distintos en su política aplicada respecto a varios procesos que ocurren hoy en día en el mundo. EEUU ha dado a entender que no planea levantar todos los aranceles impuestos a China. En el futuro todo dependerá del curso de las siguientes negociaciones, declaró a Sputnik Xu Feibiao, director adjunto del Centro de Estudios de BRICS y G20 de la Academia de Relaciones Internacionales Modernas.

    "De esta manera se puede decir que la posición de EEUU no ha cambiado en absoluto. Washington sigue ateniéndose al proteccionismo y al unilateralismo. Tampoco ha cambiado la posición de China. Continuamos abiertos frente a la cooperación internacional y seguiremos el curso destinado a aumentar la apertura de nuestro mercado frente al mundo externo", señaló.

    Feibiao considera que si los países continúan discrepando en el futuro respecto a los problemas comerciales, la guerra comercial afectará no solo a China y EEUU sino a la economía mundial.

    "La ralentización de la economía mundial que tuvo lugar en 2019 estuvo vinculada con la guerra comercial (...) Si bien hemos tropezado con una injusta política de unilateralismo, estamos dispuestos a cumplir nuestras promesas y abrir nuestros mercados. Con todo eso continuamos negociando con paciencia con EEUU para conseguir los resultados deseados", aseveró.

    Los representantes de la élite mundial de negocios se han mostrado escépticos entre los bastidores del Foro Económico Mundial en Davos respecto a que China y EEUU logren firmar la 2 fase de su acuerdo comercial antes de que termine el primer plazo presidencial de Donald Trump, informó el canal CNBC. En particular, las partes han dejado muchos problemas agudos sin solución.

    China insiste en que se levanten por completo los aranceles mientras que EEUU busca mantenerlos en vigor al menos parcialmente para usarlos como una herramienta de presión sobre China. Washington demanda que Pekín reconsidere su política económica, incluida la práctica de apoyar y subsidiar a las empresas estatales. El país asiático considera que estas demandas son una especie de interferencia en sus asuntos internos.

    Además, un gran número de expertos tanto en China como en EEUU considera que la verdadera causa de la guerra comercial no se esconde en la balanza de pagos sino en el hecho de que el país asiático ha pasado de ser una fábrica mundial con mano de obra barata a una avanzada potencia tecnológica. Si bien el país asiático todavía no ha superado a EEUU en cuanto al desarrollo de una serie de tecnologías, al menos ha empezado a pisar sus talones. Como resultado, Washington trata de contener su desarrollo por miedo a perder su supremacía tecnológica.

    La persistencia de las discrepancias comerciales entre las dos mayores economías del mundo amenazan en el futuro con conducir involuntariamente a que se redistribuyan los flujos mundiales de comercio, concluye Xu Feibiao. Es decir, otros socios comerciales de Pekín están preocupados porque temen que el país asiático pase a adquirir los productos estadounidenses en vez de los suyos, después de que los representantes de EEUU y China firmaron la primera fase del acuerdo comercial.

    Los expertos alemanes del Instituto de Economía Mundial de la Universidad de Kiel calcularon que la UE podría perder al menos 11.000 millones de dólares en ingresos debido a la reducción de sus exportaciones con destino a China después de que Pekín incremente su comercio con Washington. No obstante, Han Zheng se apresuró a disipar estos rumores en Davos.

    Tema:
    El Foro Económico Mundial en Davos 2020 (32)
    Etiquetas:
    EEUU, China, inversiones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook