En directo
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 12
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya finalizó tres días de audiencias del caso Gambia versus Myanmar (Birmania), por un supuesto genocidio perpetrado contra la minoría rohinyá, para pasar a las deliberaciones.

    "La Corte comenzará ahora sus deliberaciones […] La decisión de la Corte respecto a la solicitud de que se indiquen medidas provisionales se emitirá en una sesión pública cuya fecha se anunciará a su debido tiempo", publicó el ente al término de las audiencias, en las que Gambia estuvo representada por el fiscal general y titular de Justicia, Abubacarr Marie Tambadou; y Birmania, por la consejera de Estado (primera ministra) y titular de Exteriores, Aung San Suu Kyi.

    Gambia acusa a Birmania de haber violado la Convención contra el Genocidio, aprobada en 1948 y en vigor desde 1951, con "operaciones de limpieza" que el ejército y otros cuerpos de seguridad birmanos llevaron a cabo de forma contra la comunidad rohinyá.

    Durante las audiencias, Gambia exigió a Birmania garantizar que no se cometan actos de genocidio contra los rohinyás: ejecuciones extrajudiciales, abusos físicos, violaciones u otras formas de violencia sexual, quema de casas o aldeas, destrucción de tierras y ganado, privación de alimentos y otros víveres, así como otras acciones deliberadas que imponen a los rohinyás unas condiciones que puedan acarrear su destrucción física total o parcial.

    Por su parte, Birmania negó un intentó de genocidio y pidió a la CIJ eliminar el caso de su agenda o desestimar la petición gambiana sobre medidas cautelares. 

    La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) estimó en torno a 933.000 en octubre pasado el número de rohinyás refugiados en el distrito bangladesí de Cox's Bazar, incluyendo casi 720.000 que huyeron de las persecuciones en Birmania desde el 25 de agosto de 2017.

    Los rohinyás se establecieron en Arakán (antiguo nombre del estado de Rakáin) a finales del siglo XIX y a principios del XX, durante la época colonial cuando los británicos alentaron su traslado desde Bengala Occidental al norte de Birmania donde había escasez de mano de obra agrícola.

    Birmania, una nación mayoritariamente budista, deniega ciudadanía y derechos civiles a esta comunidad musulmana estimada entre 1,1 y 1,5 millones de personas, alegando que son inmigrantes bengalíes.

    Unos 600.000 rohinyás que permanecen en territorio birmano se enfrentan a una persecución sistemática y viven bajo la amenaza del genocidio, denunció en septiembre pasado la Misión Internacional Independiente de Investigación sobre Myanmar.

    Etiquetas:
    genocidio, ONU, Gambia, rohinyás, Birmania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook