Widgets Magazine
En directo
    La tripulación del romphielos Xuelong

    ¿Para qué China construye una flota de rompehielos?

    © AFP 2019 / Rob Blakers
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 80

    Próximamente el nuevo rompehielos chino Xuelong-2, bautizado como Dragón de Nieve 2, se unirá al otro buque Xuelong en la 36ª Expedición Antártica. En el futuro Pekín también planea utilizar Xuelong-2 para realizar investigaciones en el Ártico.

    China tiene ciertos intereses en el polo norte. Por ello, en enero del 2018 el Consejo Estatal de China publicó el primer libro blanco sobre su política en el Ártico que describe sus planes de crear vías marítimas en el marco de la iniciativa Ruta de la Seda Polar, desarrollada con Rusia. En este documento también se destaca que las autoridades chinas estimulan a las empresas chinas para que participen en el desarrollo de la infraestructura de estas rutas y prueben realizar las navegaciones comerciales.

    Estos planes de China causaron preocupaciones en Washington. En particular, el consejero de Seguridad Nacional del presidente estadounidense, John Bolton, comunicó que los marineros estadounidenses próximamente obtendrían nuevos rompehielos y podrían contrarrestar a "las reclamaciones ilegitimas" de China en el Ártico.

    "Yo no diría que China planea realizar una expansión a gran escala en el Ártico. Indudablemente Pekín tiene sus intereses en la región. No obstante, el hecho de que China construyó un rompehielos no dice nada", explicó a Sputnik el experto ruso Vasili Kashin del Instituto del Lejano Oriente.

    Kashin destacó que todos los países con serias ambiciones científicas y marítimas realizan investigaciones polares. Sin estaciones en la Antártida, sin expediciones en el Ártico es imposible estudiar el cambio climático y desarrollar otros estudios científicos. Esta es la razón por la que casi todos los grandes Estados como Japón, Francia, Reino Unido e incluso la India tienen rompehielos.

    Una región prometedora                                                    

    En el 2025 China planea realizar hasta un 20% de sus suministros comerciales a través de la Ruta Marítima del Norte. Las rutas alternativas son más largas y atraviesan el canal de Suez y el de Panamá. Por ejemplo, los buques que van del puerto de Múrmansk al de Yokohama a través del canal de Suez cubren una distancia de 12.840 millas náuticas y los que navegan por la Ruta Marítima del Norte recorren 5.770.

    Rusia sigue manteniendo su liderazgo en el Ártico dado que prácticamente controla la Ruta Marítima del Norte gracias a una potente flota de rompehielos. Cuatro rompehielos atómicos y un carguero ligero del país euroasiático ya trabajan en la zona. Mientras tanto, Rusia construye tres rompehielos del proyecto 22220 con nuevos reactores RITM-200. Todos estos buques ya ha sido botados y se espera que su construcción termine en el 2020 (el rompehielos Ártico), en el 2021(el rompehielos Siberia) y en el 2022 (el rompehielos Ural).

    El actual balance de fuerzas que existe en la región no le gusta a EEUU que tiene a su disposición tan solo dos rompehielos. Esta es la razón por la que en noviembre del 2018 la Oficina de Contabilidad de EEUU destacó la necesidad de aumentar la presencia del país norteamericano en el Ártico.

    "Según los datos del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo, la cobertura de hielo en el Ártico ha disminuido significativamente  desde el 1981. Este cambio puede incrementar las actividades marítimas y conduce a la necesidad de aumentar la presencia militar de EEUU", reza su documento.

    Además, los autores del informe destacan que el incrementado tráfico marítimo y las inversiones rusas en energía, logística e infraestructura situadas  a lo largo de la Ruta Marítima del Norte representan cierto riesgo.

    En respuesta a este reporte el Gobierno de Rusia elaboró nuevas reglas de  navegación en la Ruta Marítima del Norte para los buques extranjeros. Ahora, las naves de las Armadas de otros países necesitan avisar a Rusia de sus planes de seguir esta ruta 45 horas antes de recorrerla. Además, un marino ruso debe estar a bordo de cada buque militar que atraviesa el itinerario. Moscú también se reservó el derecho de rechazar el paso de buques por la Ruta Marítima del Norte.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik