En directo
    Corea del Norte lanza misil balístico (archivo)

    ¿Pillado in fraganti? Los misiles secretos de Kim ponen en peligro su amistad con Trump

    © REUTERS / KCNA
    Asia y Oceanía
    URL corto
    Denis Lukyanov
    4395

    Queda menos de un mes para que se celebre una nueva cumbre entre Kim Jong-un y Donald Trump, pero, según varios informes, el frágil entendimiento mutuo que existe entre ambas partes está en riesgo por culpa de un informe presentado por un think tank estadounidense.

    Se trata de un documento que forma parte de una serie de investigaciones que se agrupan bajo el nombre de 'Corea del Norte no declarada'. Fue publicado el pasado 21 de enero por Beyond Parellel, un proyecto del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), que describe una base de misiles ubicada en el noroeste del territorio norcoreano.

    El documento indica que es una de las más antiguas de las 20 bases de misiles no declaradas que permanecen operativas en Corea del Norte. El complejo militar, denominado Sino-ri, alberga una unidad del tamaño de un regimiento y está equipado con proyectiles balísticos de medio alcance Nodong 1.

    Sino-ri se encuentra a 77 kilómetros al norte de Pyongyang y a 270 kilómetros al noroeste de Seúl. La base nunca ha sido declarada por Corea del Norte y tampoco forma parte de las negociaciones de desnuclearización entre Washington y Pyongyang.

    Te puede interesar: La ola coreana, una herramienta de Seúl para el 'dominio mundial'

    Campaña mediática muy oportuna

    Para Gueorgui Toloraya, analista especializado en Corea, la publicación del informe forma parte de una campaña mediática que tiene como meta obstaculizar el proceso diplomático entre Washington y Pyongyang. El documento podría ayudar a endurecer las exigencias que la parte estadounidense presentará a Pyongyang.

    "Corea del Norte no debe declarar nada a nadie, y esto incluye sus bases de misiles. Esto no tiene ninguna relación con el proceso de desnuclearización. Una cosa son los misiles y otra las armas nucleares y los cohetes capaces de portar ojivas de este tipo", señaló.

    Según Toloraya, la existencia y la ubicación de estas instalaciones son conocidas desde hace mucho tiempo. De ahí que los datos presentados por el think tank estadounidense no supongan ninguna revelación.

    Según los datos de Beyond Parellel, la base de Sino-ri "siempre ha servido para una amplia variedad de propósitos". Por ejemplo, fue empleada como un centro de pruebas y desarrollo y un centro de entrenamiento para las fuerzas estratégicas del Ejército Popular de Corea.

    El grupo de analistas también descubrió que una academia y un área para el entrenamiento complementan las instalaciones.

    El informe, entre otras cosas, pone de relieve que la base de Sino-ri y los proyectiles Nodong desplegados allí encajan en la presunta estrategia nuclear de Corea del Norte. Gracias a esto, el país asiático goza de la capacidad suficiente para un primer ataque nuclear o convencional a nivel operativo contra objetivos ubicados en toda la península de Corea y en la mayor parte de Japón.

    No te lo pierdas: Las mascarillas 'nucleares' de Kim Jong-un exponen la fragilidad de las relaciones intercoreanas

    Camino hacia la utopía desnuclearizada

    Las negociaciones que tendrán lugar próximamente entre el presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder supremo norcoreano, Kim Jong-un, se celebrarán a finales de febrero. Algunas fuentes afirman que el posible emplazamiento de la cita oficial será Vietnam. La desnuclearización será probablemente el tema clave sobre el que pivote el nuevo encuentro Trump-Kim.

    Toloraya explicó que las armas nucleares no son una prioridad para Corea del Norte y que su desarrollo o uso no aportan nada a la seguridad de la nación comunista.

    "Los norcoreanos necesitan sus misiles nucleares solo para mostrar al mundo su poderío y para mejorar su desarrollo técnico-militar. Pyongyang ha acreditado que teóricamente es capaz de realizar un ataque nuclear contra la parte continental de Estados Unidos. Esta fue la razón por la que Washington aceptó sentarse a negociar", apuntó.

    Corea del Norte no tiene previsto entrar en una guerra contra Estados Unidos, de manera que no necesitará los proyectiles intercontinentales en una situación de combate real, porque en tal caso el país asiático dejará de existir de una u otra manera, subrayó.

    Más: Nuevo fenómeno político: la naciente soberanía de la península coreana

    Pyongyang puede deshacerse de sus misiles, capaces de portar ojivas atómicas, a cambio de una compensación seria por parte de Estados Unidos. Si las partes consiguen congelar el programa nuclear y más tarde alcanzar la desnuclearización completa, esto será crucial en el proceso de paz en la península de Corea, concluyó el entrevistado.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    misiles, informe, estudio, Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), Corea del Norte