Widgets Magazine
15:53 GMT +321 Octubre 2019
En directo
    Yuan, la moneda china

    ¿Qué causó una ralentización récord en el crecimiento del PIB de la economía china?

    © AFP 2019 / Stringer
    Asia y Oceanía
    URL corto
    2100
    Síguenos en

    En 2018, el PIB de China aumentó en un 6,6% en comparación con 2017, lo que representa la peor tasa de crecimiento anual del país desde 1990. ¿Qué hay detrás de la desaceleración del crecimiento de la economía china?

    De acuerdo con un informe del Buró Nacional de Estadísticas chino, el PIB del país asiático en 2018 se situó en 90,03 billones de yuanes —13,04 billones de dólares—, es decir, un 6,6% más que en el año anterior. El documento precisa que el crecimiento anual del PIB se situó en el primer trimestre en el 6,8%, en el segundo trimestre, en el 6,7%, en el tercer trimestre, en el 6,5%, y en el último, en el 6,4%.

    Más: El crecimiento del PIB chino en 2018 se ralentizó hasta el 6,6%, el mínimo en 28 años

    Según Alexéi Máslov, director del Departamento de Estudios Orientales de la Escuela Superior de Economía de Moscú, la desaceleración de la economía del gigante asiático fue causada por tres factores clave.

    En primer lugar, según el experto, se encuentra el agotamiento de antiguos elementos que impulsan el crecimiento: la mano de obra barata, así como una gran afluencia de capital y tecnología extranjeros. Otra razón sería la reducción del volumen de facturación de los bienes en el mercado interno del país. Para Máslov, sin embargo, una de las razones principales de la desaceleración económica del país asiático es la actual guerra comercial con Estados Unidos.

    "Muchos fabricantes de China se centraban en el mercado estadounidense, en particular, las compañías en el sur del país, cuyo 40% del trabajo era para el suministro de bienes a Estados Unidos. Al final, resultó que China se dedicó a su presencia en los mercados extranjeros y no protegió particularmente el estado general de la economía", dijo Máslov a RT.

    Como resultado de la confrontación arancelaria desatada con Washington, las cifras comerciales de Pekín mostraron un descenso récord a finales de 2018. Según el Buró Nacional de Estadísticas de China, en diciembre, las exportaciones del país disminuyeron un 4,4%, mientras que los volúmenes de importación disminuyeron un 7,6%. Estos son los peores indicadores en los últimos dos años.

    "La economía china está orientada principalmente a la exportación, o sea, el consumo en otros países. Según el FMI, el crecimiento de la economía mundial tiene una tendencia a disminuir, lo que afecta negativamente la capacidad de producción en China, que tiene un mayor potencial. La desaceleración de la economía mundial es un factor clave y está causada por la guerra comercial, el Brexit y otras razones geopolíticas y económicas", afirmó Vadim Merkúlov, analista de la compañía financiera Freedom Finance.

    En busca de un acuerdo

    Pekín y Washington libran una guerra comercial desde que Trump anunciara en junio de 2018 aranceles de hasta un 25% a las importaciones chinas por un valor de 50.000 millones de dólares, para aliviar el déficit desfavorable a EEUU en el intercambio bilateral.

    Del 7 al 9 de enero, EEUU y China llevaron a cabo una ronda de negociaciones bilaterales. Al final de la reunión, Gao Feng, portavoz del Ministerio de Comercio de China, anunció un progreso en la solución de los problemas estructurales del comercio con Estados Unidos.

    Según Máslov, Pekín no tiene interés en fortalecer aún más la confrontación y la guerra comercial. Como enfatiza el experto, a lo largo de todo el conflicto comercial con el país norteamericano, las críticas de China a Estados Unidos siempre han sido moderadas y Pekín "no convirtió a Washington en un enemigo", en sus declaraciones. En este contexto, las partes pronto podrán llegar a un acuerdo, apuntó el experto.

    "Actualmente, China ha comenzado a aumentar las compras de gas y petróleo en Estados Unidos. Lo más probable es que se proporcionen condiciones preferenciales para las compañías estadounidenses en China y que se aumente el número de empresas chino-estadounidenses en China. Por lo tanto, China está dispuesta a hacer ciertas concesiones para preservar la estabilidad de su economía", explicó Máslov.

    Los cambios ya han comenzado

    Curiosamente, la noticia de una desaceleración récord en la economía china no causó una reacción negativa por parte de los inversores globales. El 21 de enero, por ejemplo, las bolsas de valores asiáticas cerraron con alza. De acuerdo con Merkúlov, los actores del mercado tomaron en cuenta de antemano lo negativo de la desaceleración en la tasa de crecimiento del PIB chino y también la finalización exitosa de las negociaciones entre Estados Unidos y China.

    "Ambos lados están dispuestos a ceder. Los representantes de Estados Unidos anunciaron la posibilidad de una reducción de los aranceles ya impuestos, y los de China anunciaron el desarrollo de un programa en el que se formará un plan para reducir el déficit de la balanza comercial. Este es el impulsor del crecimiento de la mayoría de los activos en enero de 2019", explicó Merkúlov.

    Sin embargo, Máslov no excluye que, incluso con el fin de la guerra comercial entre EEUU y China, la desaceleración económica del país asiático continúe en el 2019 y 2020. Es probable que el país necesite varios años para reestructurar la economía nacional.

    "Los cambios ya han comenzado. China ha transformado muy seriamente su política fiscal. Desde principios de 2019, el Consejo de Estado chino ha anunciado medidas que reducen significativamente los impuestos. Además, el impuesto sobre la renta mínima no imponible se incrementó tanto para los ciudadanos individuales como para las empresas. Esto debe reiniciar el mercado interno, es decir, hacer que la presencia de capital en el país sea más rentable que su inversión en el extranjero", afirmó Máslov.

    El experto también agregó que China comenzó a perseguir una política de inversión más cautelosa. El país ha dejado de invertir en proyectos riesgosos, así como en empresas que no podrán generar ingresos en los próximos siete años. Al mismo tiempo, en el contexto de la tendencia general de la liberalización económica, los empresarios chinos comenzaron a tener más oportunidades. Ahora las empresas, con la excepción de las estratégicamente importantes, pueden tomar decisiones independientes sobre invertir en el extranjero y desarrollar relaciones con otros países.

    Te puede interesar: Dos causas por las que EEUU y China pueden reanudar el 'fuego cruzado'

    Etiquetas:
    guerra comercial, crecimiento, economía, PIB, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik