03:18 GMT +317 Diciembre 2018
En directo
    Bandera de China

    ¿Por qué China invierte en los países más pobres del mundo?

    CC BY-SA 2.0 / Max Braun / ★e
    Asia y Oceanía
    URL corto
    2111

    Solamente entre el 2000 y el 2014 se han implementado más de 4.400 proyectos chinos de desarrollo en 138 países alrededor del mundo. Pero ¿con qué objetivo el país asiático construye puentes, hospitales, aeropuertos, carreteras y otras estructuras en los países más pobres?

    China se ha convertido recientemente en una de las más importantes fuentes de financiamiento de infraestructura económica en África, Asia, América Latina, Oriente Medio y Europa central y oriental, destaca el informe de AidData, el laboratorio de investigación del College of William and Mary, una de las universidades más antiguas de Estados Unidos.

    De acuerdo con Georgui Kocheshkov, experto en China, la expansión económica del país asiático tiene tres objetivos principales: garantizar el suministro de materias primas, crear mercados para los bienes y servicios chinos y la afluencia de tecnologías para la economía china.

    Según el experto, China adopta estrategias distintas al invertir en países en desarrollo o en países desarrollados.

    La prioridad china con relación a los países en desarrollo, en particular con los del continente africano, es asegurar el control sobre las fuentes de materias primas para garantizar sus suministros a China. También en el marco de esta estrategia está la compra de instalaciones ya existentes o la construcción de nuevos transportes y otras infraestructuras para el desarrollo de las economías de estos países como socios comerciales de China.

    "Esto se hace no solo para asegurar el suministro de materias primas de esos países a China, sino también para que ellos puedan desempeñar un papel cada vez más importante como mercado para los bienes y servicios chinos", detalló Kocheshkov al medio Vzglyad.

    Al ver el mapa producido por AidData con los datos de las inversiones chinas, la impresión es que el país solo lleva a cabo proyectos en países en desarrollo. Sin embargo, China invierte también en el llamado 'primer mundo', pero ahí adopta una estrategia diferente. En las economías hegemónicas, la prioridad es adquirir tecnología mediante la compra de participaciones en compañías relevantes, así como diversas fusiones y adquisiciones para aumentar la influencia económica y los lazos comerciales de manera general.

    Entre historiadores y economistas occidentales, especialmente los de izquierda, es común considerar a China como el país que puede desafiar la hegemonía global de Estados Unidos.

    Te puede interesar: "Los días del dólar como la moneda más importante del mundo están contados"

    Bajo el mandato de Xi Jinping, actual presidente de China, comenzó a ser declarado abiertamente que el control sobre el sistema económico mundial es un objetivo crucial del país asiático. Los proyectos de la Nueva Ruta de la Seda, por vía terrestre y marítima, son un claro ejemplo de ello. De hecho, el objetivo declarado de la iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda es crear un espacio económico único, controlado por China, en un territorio que incluye al menos a toda Eurasia, así como a partes significativas de África y Oceanía. En la práctica, esto no pasa de un nombre nuevo para la expansión económica pragmática china habitual, consideró Kocheshkov.

    "En los últimos dos años, Pekín comenzó a hablar abiertamente sobre su disposición a reemplazar a Estados Unidos como líder de la globalización económica mundial, ya que el mismo EEUU ya no quiere ocupar este lugar. La influencia económica china en varias regiones en desarrollo se asemeja o está por delante de la influencia de los países occidentales", señaló el experto.

    Sin embargo, no se debe exagerar el éxito de China, consideró Dmitri Karasev, investigador principal del Laboratorio de Historia Económica y Social de Academia Presidencial de Economía Nacional y Administración Pública de Rusia, quien consideró que la euforia generalizada en torno al 'milagro económico chino' no pasa de una 'chinomanía'.

    Según el experto, la lógica de distribución de las inversiones chinas es simple: invierten en países con una gran población, que en pocas décadas deben convertirse en consumidores de productos chinos. China está haciendo exactamente lo mismo que antes hacía Estados Unidos: abriendo los mercados de consumo con inversiones. Sí, en parte, China está siguiendo una estrategia de imperialismo económico, pero es poco probable que tenga éxito sin el imperialismo militar mientras Estados Unidos mantenga su hegemonía.

    Pavel Rodkin, profesor asociado de la Escuela Superior de Economía, comparte un punto de vista similar. El experto considera que China está obligada a actuar en el marco del sistema existente de capitalismo.

    "La expansión económica requiere toda una gama de soluciones no económicas y potencialmente conflictivas. El problema es que el acceso a los mercados extranjeros en el marco del extenso modelo de desarrollo conduce inevitablemente a un conflicto agudo y abierto con Estados Unidos, para el cual China aún no está lista y evitará a todo coste", subrayó Rodkin.

    No te lo pierdas: Los "petro-yuanes" amenazan la hegemonía del dólar

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    desarrollo económico, hegemonía, China, África, EEUU