10:33 GMT +316 Noviembre 2018
En directo
    El caza ruso de quinta generación Su-57

    Sin alternativas: India deberá revaluar su decisión de congelar el proyecto ruso-indio del caza FGFA

    CC BY-SA 2.0 / Dmitry Terekhov / T-50 (Su-57)
    Asia y Oceanía
    URL corto
    7434

    En abril pasado la India congeló su participación en el proyecto del caza FGFA, una variante ruso-india del caza ruso Su-57. Los detractores del proyecto se apresuraron a burlarse de sus capacidades, pero el motivo más probable detrás de esta decisión estaba relacionado con el aspecto financiero. No obstante, el FGFA aún podría alzar vuelo.

    Según las últimas declaraciones públicas, la India optó por abandonar el desarrollo del caza conjunto FGFA sin excluir la compra de los Su-57 finalizados una vez termine su desarrollo en Rusia.

    Esta decisión estuvo acompañada de varias filtraciones a los medios con los análisis de las ventajas y desventajas del proyecto para la India.

    En términos generales, los detractores criticaron la supuesta 'inferioridad tecnológica' de los Su-57 ante los F-22 y F-35 de EEUU, mientras que los partidarios señalaron —correctamente— que el Pentágono jamás transferirá a la India las tecnologías del caza, así que toda la idea detrás del programa nacional 'Hazlo en la India' sería nula, y el país dependería totalmente de Washington.

    Las fuentes rusas explicaron que las discrepancias alrededor del contrato se debían a la demanda de la transferencia tecnológica total, apenas razonable para el proyecto aeronáutico más avanzado de Rusia, y también con la intención de la parte rusa de solicitar un mayor aporte financiero de los indios para el desarrollo del caza conjunto.

    Pero los acontecimientos más recientes debilitan los argumentos de ambos lados y podrían reavivar el interés indio hacia el FGFA. Y todo ello será gracias a EEUU, afirma el portal ruso Topwar, dedicado a los temas militares.

    Los S-400, la línea entre el antes y el después

    A pesar de la frustración de EEUU, que incluso echó mano del chantaje, la India pactó con Rusia el suministro de los sistemas antiaéreos S-400.

    En teoría, Washington posee una herramienta para castigar a Nueva Deli. La ley Caatsa, que prevé sancionar a los países que compren armas a Moscú, podría ser usada para presionar a los indios. Pero dadas las estrechas relaciones entre la India y Rusia, su mayor proveedor de material bélico, las sanciones de EEUU no cambiarán nada, y probablemente acercarán aún más a los dos países.

    Pero dado que EEUU ya asomó la posibilidad de impedir la venta de los drones MQ-1 Predator, estrenados en 1994, a la India por la compra de los S-400 rusos; y el caso de Turquía que corre el riesgo de quedarse fuera del programa de los F-35 por hacer lo mismo —a pesar de ser un socio oficial del programa y un prominente comprador—, es posible concluir que Washington no va a vender sus F-35 al gigante asiático.

    Incluso si EEUU hubiera vendido los aviones, India tendría que haberse olvidado de cualquier transferencia tecnológica y además debería destinar enormes cantidades de dinero no solo a la adquisición de los costosos cazas y su mantenimiento, sino también para rediseñar toda la estructura de las FFAA del país para incorporar las sofisticadas aeronaves.

    En ese sentido, todos los argumentos sobre la virtual 'supremacía' de los F-35 ante sus rivales rusos se quedan nulos, así como la idea de que la transferencia tecnológica ofrecida por los rusos es 'escasa': entre la transferencia total, parcial o nula, el FGFA saldría ganando.

    Sobre el tema: ¿Por qué la India quiere hacerse con las tecnologías del caza de quinta generación ruso?

    Al fin y al cabo, la India se encuentra en una encrucijada respecto a su deseo de dotarse con cazas de última tecnología.

    Los F-35 estadounidenses, posiblemente mencionados como una forma de presionar a Rusia para obtener ventajas en las negociaciones, están fuera de su alcance.

    Los J-20 de China, el tercer fabricante y operador de aviones de esta clase, no serán vendidos a la India en las décadas venideras dado que las dos naciones asiáticas se ven mutuamente como rivales geopolíticos.

    Los proyectos de los cazas avanzados turco, surcoreano y europeo están en la fase de concepción y tardarán décadas para realizarse.

    Te puede interesar: Un Su-30MKI indio logra detectar un avión 'invisible' chino

    ¿Qué opciones le quedan a la India? Básicamente dos: quedarse con los cazas de generaciones anteriores o retomar el proyecto del FGFA, adaptado al Ejército indio, fabricado parcialmente en el país, armado con los misiles de diseño nacional e integrado desde el inicio en las Fuerzas Aéreas basadas en los aviones Su-30MKI del mismo fabricante ruso. Aunque solo podrá acceder a esta opción si decide dejar atrás las tácticas negociadoras anteriores y retomar el verdadero trabajo conjunto con Rusia.

    "Uno no debería cerrar la puerta para los indios por un lapsus de juicio vivido hace unos meses. [Para Moscú], serían no solo unas inversiones importantes, sino también una prueba más de que las prácticas de presión, amadas por EEUU, ya no funcionan en el mercado de armas", concluye el artículo.

    Más: Rusia espera retomar con la India el proyecto del caza Su-57

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    Su-57, FGFA, la India, Rusia