06:53 GMT +318 Octubre 2018
En directo
    Kim Jong-un, líder de Corea del Norte

    El sueño de Kim Jong-un que siempre descarrila

    © REUTERS / KCNA
    Asia y Oceanía
    URL corto
    160

    La familia Kim lleva años soñando con una red de ferrocarriles de última generación que conecte las principales ciudades del país entre sí y con el resto del mundo. Ahora que el aislado Gobierno norcoreano intenta rebajar la tensión internacional, Kim Jong-un quiere revivir los planes de una red ferroviaria que compita con las occidentales.

    Para conseguirlo ha dado órdenes a su Gobierno de que busque ayuda en los propios países occidentales y en Corea del Sur y de que se alíe con empresas ferroviarias que puedan hacer realidad el sueño norcoreano, según han revelado a Reuters un corredor de bolsa surcoreano y un alto diplomático del Norte.

    En busca del sueño norcoreano

    Las perspectivas de una red ferroviaria de alta velocidad que conecte las dos Coreas han disparado las acciones de Hyundai Rotem y de otras empresas ferroviarias surcoreanas. Pero del dicho al hecho hay un trecho, y bien grande cuando pesa sobre Corea del Norte un amplio régimen de sanciones y cuando la red eléctrica del país de Kim Jong-un deja mucho que desear. Así que los diplomáticos de las dos Coreas cruzan los dedos para que Naciones Unidas —responsable de las medidas sancionadoras— no prohíba que el proyecto eche a andar.

    Tema relacionado: Secretos bajo tierra: estrategia oculta de Corea del Norte

    Kim, en busca de la ayuda de Occidente

    Según Reuters, un alto diplomático norcoreano se dirigió al Senado de Francia para proponer al país europeo ayudar a Corea del Norte. Surgió entonces el nombre de Alstom, la empresa responsable del icónico tren de alta velocidad TGV que conecta Francia con Bélgica, con Luxemburgo, con Alemania, con Italia y con España. También el de la operadora ferroviaria estatal francesa SNCF.

    Ciertos diplomáticos norcoreanos vuelven a cruzar los dedos para que algunos aspectos de la cooperación internacional no se vean afectados por las sanciones. Aunque para llegar a eso primero deberán contar con el beneplácito de la propia Alstom y con el de la SNCF, quienes por ahora no tienen planes de colaborar con la República Popular Democrática de Corea, según apunta Reuters.

    "Dado el contexto internacional en torno a Corea del Norte, la cooperación es imposible, y es lo que la SNCF ha expresado".

    ¿Qué sueña Kim por las noches?

    Lo cierto es que la tecnología de la europea Alstom está presente en Corea del Sur desde 2004. El vecino de Pyongyang disfruta de una red ferroviaria seis veces más rápida que la de los vetustos trenes norcoreanos y Kim Jong-un ha expresado públicamente en repetidas ocasiones que admira el entramado de ferrocarriles del sur.

    Esto te puede interesar: ¿Qué secreto guarda Corea del Norte?

    "En mayo, los periodistas extranjeros tuvieron que viajar 12 horas en tren para recorrer 415 kilómetros y ser testigos de la demolición de los sitios de pruebas nucleares de Corea del Norte. Iban a 35 km/h. La misma distancia la habría recorrido el Korea Train Express en dos horas y media", revela Reuters.

    Riesgos y beneficios

    Seúl cree que el proyecto tiene sus beneficios. Una red ferroviaria que conectase el país con China y con Rusia a través de Corea del Norte reduciría a la mitad el tiempo de transporte de mercancías y le ahorraría un buen dinero.

    Ahn Byung-min, uno de los miembros del Comité Presidencial de Corea del Sur para la Cooperación Económica con el Norte, ha explicado a Reuters que al principio el proyecto solo contemplaba unir ciertos puntos de la geografía coreana. "Ahora de lo que se está hablando es de buscar una manera práctica de modernizar las vías y de sacarles rédito económico", ha añadido.

    Sea como sea, por ahora el sueño de Kim sigue siendo el sueño de Kim, advierte Reuters, ya que el proyecto no está falto de riesgos —aparte de las sanciones—. Hacer negocios con un país como Corea del Norte —con todo el secretismo que lo rodea y con los ya crónicos cortes en el suministro eléctrico— no es nada fácil. Lee Chul, el expresidente de la operadora ferroviaria estatal surcoreana, revela que en 2006 se reunió con altos cargos norcoreanos para tratar el tema. La empresa quería entonces conocer las condiciones en las que se encontraba la red ferroviaria del norte y los norcoreanos se negaron por considerarlo prácticamente secreto militar.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Corea del Norte advierte a EEUU de que las sanciones afectarán la desnuclearización
    Australia y Corea del Norte examinan repatriación de restos de soldados australianos
    Rusia exige investigar la filtración de un informe de ONU sobre Corea del Norte
    Etiquetas:
    tren, Alstom, Kim Jong-un, Corea del Norte, Corea del Sur, China, Francia, Rusia