En directo
    Una chica haciéndose una foto

    El talón de Aquiles de China son… sus 'millennials'

    CC0 / Pixabay
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 42

    Los jóvenes chinos se han acostumbrado a vivir a golpe de crédito y el número de aquellos que no se devolvieron creció en 2018 un 40%, advierte el Financial Times citando fuentes del banco chino de inversión CICC. La mayor parte de esas deudas tiene un culpable: los chinos nacidos en la década de 1990. Su lema: gastar aquí y ahora.

    "El último modelo del iPhone puede convertirse en una carga insoportable", reza un enorme cartel en la entrada del campus de la Universidad de Lenguas Extranjeras de Shanghái. Los jóvenes chinos se han acostumbrado, de un tiempo a esta parte, a comprar de todo utilizando microcréditos. Préstamos de pequeñas cantidades y suficientes para poderse permitir el último modelo del 'smartphone' de moda. Muchas de las deudas que contraen con las entidades que facilitan estos préstamos quedan sin saldarse y acaban siendo, al final, una lápida demasiado pesada sobre sus espaldas.

    Aquellos maravillosos 'millennials'

    Históricamente, vivir a crédito en China se ha considerado una vergüenza. Los chinos siempre se esforzaron hasta la extenuación en ahorrar para cuando viniesen 'las vacas flacas'. Incluso la generación que creció en tiempos de bonanza económica y que acabó teniendo mayor poder adquisitivo que sus padres no se atrevía a gastarse el dinero, y prefería tener un colchón financiero por si las moscas. Lo invertían en la educación de sus hijos, en la compra de la vivienda, en la salud o en la pensión.

    Con los 'millennials' han cambiado las cosas. El perfil está claro. Se trata de hijos únicos acostumbrados desde pequeños a la atención permanente de los miembros de la familia. Miembros que en su día no pudieron disfrutar de una vida plena e inculcan ahora en sus hijos la cultura del consumo desbocado. La imagen de estos 'millennials' se mide en ropa de marca, en selfis en Starbucks que luego suben a las redes sociales y en el último modelo del iPhone. Y es ahí cuando acuden en su ayuda las organizaciones crediticias, advierte a Sputnik Liu Ying, investigador en el Instituto de Investigación Financiera de Universidad de Shanghái.

    Esto te puede interesar: Los centennials, la generación marcada por la revolución digital

    "Es la prueba del 'boom' que está dando la tecnología aplicada a las finanzas en China y de cómo se está transformando la conciencia económica del ciudadano chino. El desarrollo de servicios como los préstamos P2P —o 'peer to peer', entre particulares—, los pagos por teléfono y el 'crowdfounding' o microfinanciación lo que hace es satisfacer la necesidad de las personas de consumir (…) El aumento en la solicitud de préstamos refleja la necesidad creciente de la gente de tener un vida fantástica", explica a Sputnik.

    Añade que, si China no quiere que el tema se desborde, deberá controlar que se cumplan los términos en los que los préstamos contraídos se deben devolver.

    Los 'millennials' —ellos y su escasa experiencia en las finanzas— no se lo piensan dos veces y se endeudan contrayendo préstamos con intereses por las nubes. Cuando llega el momento de devolver lo gastado, refinancian la deuda con otras entidades de microcrédito. Ya no son raras las ocasiones en las que, sin comerlo ni beberlo, la compra de un iPhone se ha convertido en una deuda de decenas de miles de dólares. Entonces aquella losa en la espalda de los jóvenes chinos deja de ser una broma. Y es que los intentos de suicidio entre los estudiantes a los que se les ha escapado el tema de las manos ya son algo fácil de ver en la televisión del gigante asiático.

    Tema relacionado: El dragón se despierta: China se prepara para asestar un golpe contra la mayor economía mundial

    Las orejas al lobo

    Desde el Gobierno, ya hace tiempo que intentan hacer del consumo interno del país el motor de su crecimiento económico. Lejos de ser los 'millennials' la base en la que debería haberse basado el consumo económico, se han convertido en un peligro porque ese mismo consumo se salda a costa de créditos. La deuda de los hogares chinos fue equivalente al 40% del PIB a finales de 2017, según la Universidad de Economía y Finanzas del Suroeste de China. La cifra supera a la de muchos países en desarrollo y todo indica que seguirá creciendo.

    Según una investigación llevada a cabo por el Banco de Pagos Internacionales, si la deuda total en los hogares chinos supera el 60% del PIB, el consumo se reducirá considerablemente porque, en ese escenario, los chinos se gastarán el dinero en liquidar las deudas pendientes. El modelo de crecimiento económico en el que está basado el gigante asiático se irá a pique.

    La crisis de 2008 de debió a una enorme cantidad acumulada de créditos 'subprime' y en China unos 320 millones de personas ya han coqueteado con los préstamos. Quién sabe lo que puede pasar esta vez.

    Esto te interesa: China resiste el envite de la batalla comercial

    Además:

    "Los cambios estructurales en China pueden afectar la economía mundial"
    El Banco Mundial pronostica un crecimiento de la economía china en 2017
    Los solteros, ¿una amenaza para la economía china?
    Etiquetas:
    préstamo, economía, consumo, consumidor, jóvenes, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik