13:04 GMT +311 Diciembre 2019
En directo
    El primer ministro japonés, Shinzo Abe, durante un desfile miliar al norte de Tokio, Japón, 23 de octubre de 2016

    Un viejo aliado de EEUU, al borde de una guerra comercial con Washington

    © AP Photo / Eugene Hoshiko
    Asia y Oceanía
    URL corto
    8310
    Síguenos en

    Fiel a su política proteccionista, Donald Trump tomó la decisión de imponer aranceles al acero y al aluminio, esta vez contra Japón. Este movimiento tendrá consecuencias tanto para las relaciones internacionales entre ambos países como para la política interior de Japón y sus relaciones internacionales, opina el columnista de Sputnik Ígor Gashkov.

    Según la cadena de televisión nipona NHK, el primer paso que tomará Japón en respuesta a los aranceles de EEUU será la adopción de tarifas adicionales contra productos estadounidenses. En este caso, Japón respetaría el principio de mutualidad y se estima que las pérdidas que podría sufrir EEUU igualarían a las japonesas —unos 440 millones de dólares—.

    Origen del conflicto comercial

    Aunque los aranceles impuestos a los metales japoneses generaron represalias por parte de Japón, esta no fue la primera acción de Washington que hizo tambalear las relaciones comerciales entre los dos países.

    Al llegar al cargo de presidente, Donald Trump anunció que abandonaba el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, en inglés) hasta que no cambiasen sus cláusulas. "La Casa Blanca está dispuesta a volver al TPP, pero bajo sus propias condiciones", señala el jefe del Centro de Investigación Japonesa del Instituto del Lejano Este, Valeri Kistánov.

    Lo curioso, según Ígor Gashkov, es que a pesar de las estrechas relaciones entre Japón —que en los años 80 llegó a ser llamado 'el portaviones insumergible de EEUU'— los aranceles al metal no fueron impuestos al otro aliado de Washington en la región: Corea del Sur.

    Además: EEUU y Europa intercambian vaselinas

    "Considerando que Corea del Sur no se ha visto sujeta a estos aranceles, es algo especialmente frustrante. El primer ministro, Shinzo Abe, estaba orgulloso de sus relaciones con Trump, pero no pudo convencer a la Casa Blanca de que hiciera concesiones. Es una derrota política para él", contó a Sputnik Kistánov.

    Eso sí, Corea del Sur tuvo que pagar un alto precio para librarse de los aranceles al aluminio y al acero. Según The Washington Post, para evitar las nuevas tarifas estadounidenses, Seúl se vio obligada a reducir sus exportaciones de acero en un 30% respecto a los últimos tres años.

    Consecuencias para la política interior de Japón

    Según el columnista, el primer ministro japonés esperaba que este acuerdo ayudara a Japón a superar su relativo estancamiento económico, así que la salida de EEUU del TPP se encajó muy mal en Tokio. Ahora, la imposición de aranceles al acero y al aluminio japonés supondrá un duro golpe político para Shinzo Abe.

    También: La misteriosa organización ultraderechista Nippon Kaigi y su influencia sobre Japón

    Como consecuencia, los índices de popularidad del actual primer ministro están cayendo y su 'relación especial' con Donald Trump no le ayuda, considera el columnista. De hecho, el ex primer ministro de Japón, Junichiro Koizumi, cree que Shinzo Abe podría dimitir a finales de junio.

    ¿Qué busca EEUU?

    Según el columnista, EEUU muestra así su malestar por el cerrado mercado japonés, en el que quiere comercializar más productos. Actualmente, en el país asiático se invierte mucho para proteger al productor nacional sobre otros competidores internacionales.

    Más: El gigante asiático da un salto inesperado en la guerra comercial con EEUU

    Por ejemplo, las cantidades de arroz importado son mínimas porque se aplican unas tarifas muy altas al arroz extranjero. Lo mismo ocurre con muchos otros productos, y esto no es algo que guste a los empresarios estadounidenses, que quieren acceder al potente mercado japonés.

    La industria automovilística también es un escollo en las relaciones entre EEUU y Japón. Donald Trump intenta proteger el mercado estadounidense de los fabricantes japoneses. En particular, a Washington no le gusta que las compañías japonesas construyan plantas de montaje en México, aprovechándose de su acuerdo de libre comercio con EEUU y evitando así pagar sus impuestos al fisco estadounidense, cuenta Gashkov.

    Consecuencias en la arena internacional

    Las consecuencias del conflicto entre EEUU y Japón no se limitarán a la política interior japonesa y a las relaciones comerciales entre ambos países. De acuerdo con Ígor Gashkov, Japón está preocupado por la guerra comercial iniciada por Washington, que a su vez está dispuesto a dar la espalda al modelo de globalización económica.

    Relacionado: "Las relaciones ruso-niponas pueden convertirse en un factor estabilizador en el mundo"

    "Sin duda alguna, ello causará casos de estancamiento [económico]. Es muy indeseable que los eventos se desarrollen de esta manera. En caso de que la Administración Trump no se limite a la imposición de aranceles sobre el acero y el aluminio, como hace ahora, y pase a una aplicación generalizada de altas tarifas, habrá una revuelta en la economía mundial", contó a Sputnik Takashima Yakushi, un analista japonés.

    Gashkov también destaca las buenas relaciones entabladas entre Moscú y Tokio desde que Shinzo Abe es primer ministro. En múltiples ocasiones, el político japonés mostró una intención conciliadora con Rusia que se demostró también con los hechos.

    También: Político japonés: las sanciones a Rusia por Crimea son inaceptables

    Así, Japón no se unió en lo fundamental a las sanciones que fueron impuestas por la UE y EEUU contra Rusia en 2014, y tampoco expulsó a diplomáticos rusos en relación al caso Skripal.

    Sin embargo, expertos rusos en el tema de Japón que fueron entrevistados por Sputnik coinciden en que los pasos amistosos tomados hacia Rusia por el país del Sol Naciente no son más que un intento de demostrar su independencia política.

    El profesor y especialista en asuntos orientales Anatoli Koshkin afirma que a pesar de mostrarse amistoso con Rusia, Japón sigue ejecutando proyectos conjuntos con EEUU, incluyendo el escudo antimisiles estadounidense, y que su principal objetivo a nivel internacional es la soberanía de las islas Kuriles del Sur —actualmente en manos de Rusia—. 

    Además: Japón continuará el trabajo para lograr el tratado de paz con Rusia sobre las Kuriles

    Además:

    Rusia coopera con Japón para solucionar la crisis con Corea del Norte
    Nueva base militar: Rusia aprovecha la 'herencia' del Imperio japonés en las Kuriles (fotos, vídeo)
    Ex primer ministro de Japón dirige mensaje a Foro de amigos de Crimea
    Jefe de la ASEAN: El Acuerdo Transpacífico será provechoso para Rusia
    Etiquetas:
    guerra comercial, aranceles, sanciones, Donald Trump, Shinzo Abe, Corea del Sur, Japón, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik