En directo
    El Mekong atraviesa gran parte de Asia y de él dependen millones de personas.

    Los países del Mekong no necesitan el consejo de EEUU

    CC BY-SA 3.0 / Ondřej Žváček / Svítání nad Mekongem, pohled z Čiang Khongu po proudu řeky
    Asia y Oceanía
    URL corto
    171

    El proyecto de la central hidroeléctrica Sambor Dam para el río Mekong traerá beneficios, pero probablemente acabará con la pesca y cause cierta hostilidad en Vietnam. Es lo que se afirma en un estudio de la ONG American Heritage Institute. El megaproyecto puede ser el ataúd del medioambiente en la región, pero no todos están de acuerdo.

    No se trata de un informe cualquiera. Elaborarlo ha costado tres años y se hizo a petición del propio Gobierno de Camboya. La ONG colabora también con toda una serie de ministerios y de oficinas gubernamentales en Vietnam, en Laos y en Tailandia. También con las organizaciones chinas Yellow River Conservacy Commission, Yellow River Institute of Hydraulic Research y China Three Gorges Power.

    La Sambor Dam, que se convertirá en la mayor de las innumerables presas que ya se han apoderado del octavo río más largo del mundo, destruirá las pesquerías que alimentan a millones de personas. El proyecto agravará el problema de la escasez de agua que ya se deja ver en el delta del Mekong. Los expertos han recomendado al Gobierno de Camboya que aplace el proyecto —en el que China tiene mucho que ver— y explore otras alternativas, como la energía solar.

    El uso de los recursos hídricos del Mekong es un problema tan complejo como delicado, señala a Sputnik un experto del Instituto del Extremo Oriente, Grígori Lokshin.

    "Las empresas chinas están construyendo toda una serie de presas y centrales eléctricas en Laos. Y eso que ya le compra toda la energía eléctrica a Tailandia y se construyen todas esas presas, sobre todo, con dinero tailandés. Pero ya se ha demostrado que construir estos diques en la corriente superior del río es una amenaza para los Estados que se encuentran más abajo", explica a Sputnik.

    Esos países más abajo no son otros que Camboya y Vietnam, que denuncian que la construcción de Sambor Dam se está llevando a cabo sin tener en cuenta los impactos ambientales. Unos impactos ambientales con consecuencias catastróficas para parte de la población de estos países, que viven del río.

    El río Mekong fluye a través de media docena de países asiáticos
    El río Mekong fluye a través de media docena de países asiáticos

    Lokshin afirma que el informe de la organización estadounidense no gubernamental es un motivo más para replantearse si vale la pena levantar la central teniendo en cuenta las consecuencias ecológicas.

    Esto te puede interesar: China asombra al mundo: proyectos y obras colosales

    En el proyecto participan varias empresas constructoras chinas. Shen Shishun, experto del Centro para el Estudio del Pacífico Sur del Instituto Chino de Relaciones Internacionales niega que el informe goce de legitimidad para dar consejos "desde fuera" sobre cómo deben cooperar los países del Mekong y le echa las culpas a Estados Unidos.

    "China ha celebrado consultas para hablar sobre el uso de los recursos hídricos con Myanmar, Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam como parte del mecanismo de cooperación económica en la cuenta del Mekong, por lo que las intenciones de algunos Estados no regionales están claras. Especialmente las de EEUU, a quien no le gusta que China y los países del Mekong utilicen eficientemente los recursos hídricos", se muestra convencido Shishun.

    Añade que Estados Unidos, "en general", está preocupado por la continua expansión de la influencia china en el sudeste asiático y que quienes viven en la cuenca del Mekong "tienen derecho a tener su propia opinión". Si bien el informe de American Heritage Institute lo solicitó el Gobierno de Camboya y varios ministerios de Vietnam, Laos y Tailandia, Shishun cree que "la población de estos países no necesita la opinión de Estados Unidos".

    Señala, también, que el Gobierno de Xi Jinping tiene sus propias estimaciones sobre el impacto de la central hidráulica en la cuenca y que ya de por sí se cuida de dañar el medioambiente cuando proyecta planes de esta envergadura. "Tiene en cuenta, por supuesto, la situación en los países situados en la parte baja del río y coopera activamente para proteger la ecología del Mekong", asegura a Sputnik.

    Te puede interesar: ¿Cuál es la 'pesadilla estratégica' más temida por China?

    El mecanismo de cooperación en la cuenca del río Mekong lo forman China, Camboya, Tailandia, Laos, Myanmar y Vietnam, y nació en marzo de 2016. Gracias a la cooperación entre estos países se implementan varios programas. Uno de ellos —iniciativa de China— es, en realidad, un fondo especial de cooperación. Durante 5 años, el fondo aportará recursos para financiar proyectos de cooperación medianos y pequeños propuestos a estos seis países. El fondo cuenta con 300 millones de dólares.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    La India reitera su rechazo a unirse a la Nueva Ruta de la Seda
    Asia: en 2018 competirán varias Rutas de la Seda
    Contraofensiva de EEUU contra la Ruta de la Seda
    Etiquetas:
    hidroelectricidad, electricidad, ecología, Subregión del Gran Mekong, Laos, Camboya, Vietnam, China, EEUU