Widgets Magazine
En directo
    Trabajadores de ferrocarriles de Corea del Norte (archivo)

    Inestabilidad crónica: ¿tiene sentido invertir en Corea del Norte?

    © Sputnik / Vitaly Ankov
    Asia y Oceanía
    URL corto
    Denis Lukyanov
    142

    La reciente desescalada en la península de Corea permite albergar esperanza en que Pyongyang se abra al mundo. Muchos países, incluida Rusia, están interesados en cooperar económicamente con los norcoreanos. Sputnik publica una parte de entrevista con el especialista en Corea Andréi Lankov, quien planteó el asunto de las inversiones en este país.

    "Hay que diferenciar. El uso del puerto norcoreano de Rason —en el noreste de Corea, alquilado por Rusia— obviamente tiene futuro y, a día de hoy, funciona bastante bien. Es un proyecto de menor escala y económicamente justificado, que depende relativamente poco de los cambios en la situación política [en la península]", dijo el analista.

    "Si consideramos la [rentabilidad] de los posibles proyectos de infraestructura, la situación es completamente diferente: es mucho más triste", prosiguió Lankov, quien también ejerce como director de la consultora Korea Risk Group.

    Se refirió a tres proyectos clave con la posible participación de la Federación de Rusia: la creación del Ferrocarril Transcoreano, un gasoducto a través del territorio norcoreano —que tiene como meta llegar al mercado surcoreano, de ahí que Corea del Norte sirva como territorio de tránsito—, así como los suministros de electricidad a través del territorio norcoreano.

    Te puede interesar: Así aprovecha Pyongyang las ventajas del capitalismo

    A juicio de Lankov, los tres proyectos tienen sentido desde el punto de vista económico. Sin embargo, no pueden ser realizados en un futuro próximo.

    El proyecto del ferrocarril apareció hace 20 años y casi simultáneamente empezaron las obras, recordó el entrevistado.

    "Creo que tanto las conversaciones acerca del tema como las labores de baja intensidad continuarán durante otras dos décadas. No obstante, incluso después de 20 años no habrá ningún ferrocarril, a no ser que tengan lugar cambios geoestratégicos globales, como, por ejemplo, la caída del Gobierno actual norcoreano", planteó.

    Lankov subrayó que el cambio de poder en Pyongyang es una posibilidad muy real, aunque "extremadamente desagradable".

    Más aquí: 'Made in DPR Korea': la verdad detrás de los milagros tecnológicos norcoreanos (fotos)

    Simple razón para no invertir

    "La razón es muy simple: la situación en la península de Corea es crónicamente inestable. Hasta los cortos períodos de reconciliación deben ser percibidos como un deshielo en las condiciones de un invierno muy severo. Nadie va a plantar rosas en invierno solamente porque hace buen tiempo durante varios días", manifestó el especialista.

    Acerca de la posible construcción del Ferrocarril Transcoreano, Lankov dijo que las inversiones en los proyectos corren muy altos riesgos.

    La operadora nacional de ferrocarriles rusos RZhD podría invertir entre 5.000 y 10.000 millones de dólares en este proyecto, pero esto significaría una inversión en una región políticamente inestable. Además, una vez la compañía ingrese en el proyecto, jamás podrá recuperar el dinero invertido, en caso de que la construcción quede suspendida, vaticinó el analista.

    "Incluso en caso de que la situación parezca estar segura, en cualquier momento pueden suceder cambios globales a gran escala. Por ejemplo, la derecha puede llegar al poder en el sur, o las autoridades norcoreanas pueden dar un giro de 180 grados. Además, algo puede pasar en Washington", proclamó Lankov.

    En otras palabras, una vez arranquen labores de construcción, la parte rusa se convertirá en rehén de Seúl, Pyongyang, Washington o Pekín. Asimismo, en este caso, casi no dispondrá de posibilidades para influir sobre la situación con sus propias fuerzas, subrayó.

    No te lo pierdas: Lo que significaría un puente entre Rusia y Corea del Norte

    "Es evidente que ningún empresario aspira a despilfarrar 5.000 o 10.000 millones [de dólares] en un área muy peligrosa. Este dinero se puede gastar en proyectos mucho más atractivos, ubicados en otros lugares", sostuvo.

    Conclusión

    "Digámoslo así. Antes de que la situación se estabilice no se puede hablar de ningún ferrocarril transcoreano ni de gasoductos transcoreanos. No obstante, la misma estabilización de la situación parece ser prácticamente imposible", explicó Lankov.

    El especialista vaticinó décadas de inestabilidad en la península con cortos períodos algo más relajados, que irán cambiando a causa de nuevas crisis. En estas condiciones, no tiene ningún sentido invertir ingentes cantidades de dinero en proyectos de infraestructura a gran escala en el territorio de Corea del Norte, argumentó.

    "Yo personalmente diría que tales inversiones constituirían un crimen político contra los intereses de Rusia. Rusia es un país rico, pero puede gastar 5.000 millones [de dólares] en otros proyectos de manera mucho más razonable", concluyó.

    Más aquí: El que calla, otorga: por qué todo lo que sabemos sobre Corea del Norte es erróneo

    Además:

    Rusia desarrollará su cooperación económica con Corea del Norte
    Tesoro bajo tierra en Corea del Norte
    ¿De qué vive Corea del Norte? Diseccionamos su economía
    ¿Ha llegado la economía de mercado a Corea del Norte? (fotos)
    Etiquetas:
    cooperación económica, inversiones, ferrocarril, gasoducto, economía, Andréi Lankov, península de Corea, Corea del Norte, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik