Widgets Magazine
En directo
    Pyongyang, capital de Corea del Norte

    Pasión norcoreana: la historia del único ruso que vive en 'el reino' de los Kim

    © REUTERS / Reinhard Krause/Files
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 220

    Algunos consideran que Corea del Norte es el último lugar en la lista de países del planeta en el que un extranjero querría vivir. Sin embargo, el ciudadano ruso Vladímir Lee parece ser una prueba de todo lo contrario. La Embajada de Rusia en Pyongyang ha relatado en su cuenta de Facebook la inusual historia de amor de este ruso por el país juche.

    "La historia empieza a principios de los años 1950, con un norcoreano de viaje de trabajo a la península soviética de Kamchatka —en el Lejano Oriente—. Allí encontró a una hermosa chica soviética. Este encuentro fortuito se convirtió en un gran amor. Pronto la pareja se casó y tuvo dos hijos", dice la publicación del organismo diplomático ruso.

    Cuando el contrato del padre de Vladímir terminó, la familia entera se mudó a Corea del Norte. Juntos vivían en la ciudad portuaria de Wonsan, en el este del país.

    Tras morir el padre de Vladímir, su madre decidió regresar a Rusia con sus hijos.

    "Pero para aquel entonces Vladímir ya había encontrado a su alma gemela, una chica muy bella y actriz del Teatro Artístico de Wonsan. Se casaron y tuvieron dos hijos. Cuando estos crecieron, se fueron a Rusia para estudiar bajo la supervisión de su abuela —la madre de Vladímir— y numerosos parientes", agrega la nota.

    Vladímir tiene previsto participar en las elecciones presidenciales rusas. El 18 de marzo de 2018 visitará la legación diplomática rusa en Pyongyang para acudir a su cita con las urnas.

    La Embajada rusa en Corea del Norte sigue en contacto con Vladímir Lee permanentemente. Los diplomáticos rusos a menudo lo visitan o lo invitan a sus oficinas en Pyongyang, además de prestarle asistencia siempre que es necesario.

    Etiquetas:
    Corea del Norte, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik